La auyama es un vegetal muy común que aporta numerosos beneficios para la salud, lo cual lo convierte en un súper alimento ya que contiene agua, fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes, betacarotenos y otros elementos que fortifican el organismo. A continuación te presentamos algunos de los beneficios más relevantes de este vegetal.

Mejora la visión

El betacaroteno favorece la salud ocular, ya que ayuda a la retina a absorber y procesar la luz. Además, esta verdura también contiene antioxidantes que previenen la opacidad del cristalino o cataratas.

Inmunidad garantizada

Una alternativa para tener las defensas elevadas y evitar algunas afecciones, es consumir auyama. Sus vitaminas combaten los virus que siempre están en el ambiente y accionan como un escudo protector. Este alimento es ideal para alejar resfriados.

Auyama

Foto referencial

Piel saludable

El betacaroteno protege la piel de los rayos ultravioleta, evitando la aparición de arrugas y manchas. Las mascarillas a base de esta verdura brindan una nutrición integral.

Menos peso

La fibra que contiene la auyama mejora la digestión. Asimismo, aporta muy pocas calorías y puedes consumirla en ensaladas, sopas, jugos, cremas y postres.

Cuerpo protegido

Existen diversos factores que ocasionan el deterioro celular e incrementan los niveles de azúcar en la sangre, dando pie a dos de las enfermedades de mayor impacto e incidencia a nivel mundial: el cáncer y la diabetes.

Papardelle de auyama

Por todos estos beneficios, la auyama es uno de las verduras favoritas del paladar, es por eso que te presentamos de la mano del chef William Aristigueta, un rico Papardelle de auyama.

Papardela de auyama

Foto Referencial

Ingredientes

  • 10gr de Mantequilla
  • Aceite de oliva
  • Aceitunas negras
  • Sal al gusto
  • 2gr de mostaza
  • 1 taza de vino blanco
  • 2gr de ajo
  • 80 gr de pollo
  • 15 gr de tomate seco
  • 15 gr de pasta papardelle de auyama
  • 2 gr de albahaca

Preparación

En un sartén precalentado colocamos la mantequilla, ajo previamente licuado con el aceite de oliva, el pollo. Salteamos el pollo, agregamos la sal y la mostaza dejando que se dore muy bien el pollo, seguidamente las aceitunas negras, el tomate seco y el aceite de oliva. Luego agregamos el vino blanco para terminar la cocción del pollo, el tomate se hidrate y las aceitunas mezclen su sabor y colocamos la albahaca junto con otro poquito de aceite de oliva

Para la cocción de la pasta  se coloca previamente a hervir el agua, se agregan los papardelle, una vez que esté lista la pasta se agrega a la salsa se revuelve para impregnar los jugos de la salsa en la pasta para luego servir.

Lea también: Micro: Sándwich de pupernikell y crema de garbanzos

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad