La vitamina C es un nutriente esencial que no puede ser sintetizado por humanos. La deficiencia grave de este ácido ascórbico da como resultado el escorbuto, el cual se caracteriza por el debilitamiento de las estructuras de colágeno, lo que resulta en pobre cicatrización  de heridas e inmunidad deteriorada. Las personas con escorbuto son altamente susceptibles a infecciones fatales como la neumonía.

La vitamina C en la piel

La piel tiene numerosas funciones esenciales, la principal es actuar como una barrera contra noxas externas, incluidos los patógenos. La capa epidérmica es altamente celular, y comprende principalmente queratinocitos, mientras que la capa dérmica comprende fibroblastos que secretan fibras de colágeno, el principal componente de la dermis.

La piel contiene concentraciones milimolares de vitamina C, con niveles más altos encontrados en la epidermis que la dermis. La misma se acumula activamente en la epidermis y células dérmicas a través de las dos isoformas 1 y 2 del transportador de vitamina C dependiente de sodio, sugiriendo que la vitamina tiene funciones cruciales dentro de la piel.

Vitamina C

Foto Referencial

Lea también: De paseo con protector solar

El papel de la vitamina C en la piel proviene de los síntomas del escorbuto, que se caracteriza al sangrar las encías, los hematomas y retardo en la cicatrización de las heridas. Se piensa que estos síntomas son el resultado del papel de la vitamina C como cofactor de las enzimas prolil y lisil hidroxilasa que estabilizan la estructura terciaria del colágeno.

La investigación adicional ha demostrado que la vitamina C puede también aumenta la expresión del gen del colágeno en los fibroblastos.

Los leucocitos, como los neutrófilos y los monocitos, acumulan vitamina C activamente en una gran concentración, lo que resulta en valores que son de 50 a 100 veces mayores que las concentraciones plasmáticas. Estas células acumulan concentraciones máximas de vitamina C con ingestas dietéticas de ~ 100 mg / día, aunque otros tejidos corporales probablemente requieran una mayor ingesta de saturación.

Protege frente al estrés

En general, la vitamina C parece ejercer una multitud de efectos beneficiosos sobre las funciones celulares de tanto el sistema inmune innato como el adaptativo. Aunque esta vitamina es un potente antioxidante que protege el cuerpo frente al estrés oxidativo endógeno y exógeno, es probable que su acción como cofactor para numerosas enzimas biosintéticas y reguladoras de genes juega un papel clave en su efecto inmunomodulador.

Vitaminas C

Foto Referencial

Ella, estimula la migración de neutrófilos al sitio de infección, aumenta la fagocitosis y generación de oxidantes y muerte microbiana. Al mismo tiempo, protege el tejido del huésped de daño excesivo al aumentar la apoptosis  (muerte celular programada) de neutrófilos. Por lo tanto, es evidente que la vitamina C es necesaria para que el sistema inmune ensamble y mantenga una respuesta adecuada contra los patógenos, evitando al mismo tiempo el daño excesivo al huésped.

Trata infecciones respiratorias

Este ácido parece ser capaz de prevenir y tratar infecciones respiratorias y sistémicas, al mejorar varias funciones de las células inmunes. La prevención profiláctica de la infección requiere vitamina C en la dieta, consumos que proporcionan al menos niveles plasmáticos adecuados, (es decir, 100-200 mg / día), que optimizan los niveles de células y tejidos.

Los estudios epidemiológicos indican que la hipovitaminosis todavía es relativamente común en occidente, y la deficiencia de vitamina C es la cuarta deficiencia de nutrientes líder en los Estados Unidos. Las razones incluyen una ingesta reducida combinada con reservas corporales limitadas. Se incrementan las necesidades debido a la contaminación y el tabaquismo, la lucha contra las infecciones y las enfermedades oxidativas e inflamatorias.

Vitaminas C

Foto Referencial

Garantizar una ingesta adecuada de vitamina C a través de la dieta o vía de suplementación, especialmente en grupos de riesgo o en individuos expuestos a factores de riesgo para la insuficiencia de vitamina C es necesaria para una función inmune adecuada y resistencia a las infecciones.

Lea también: El regreso del Polio en Venezuela: ¿realidad o llamado de atención?

Dra. Angie V. Rodríguez R.

Corporación ATiempo 

Comenta y se parte de nuestra comunidad