La dieta a base de verduras y frutas es el mejor camino a seguir y las evidencias muestran que podría reducir el riesgo de diabetes tipo 2 en un 62%, infarto del miocardio y accidente cerebrovascular. En el año 2015 la OMS (Organización Mundial de la Salud) publicó un informe concluyendo que la carne roja era “probablemente carcinogénica para los seres humanos” y su ingesta procesada aumenta el riesgo de cáncer.

Una dieta poco saludable, alta en grasas saturadas y colesterol, representa un factor de riesgo conocido para la enfermedad cardíaca. Se ha evidenciado que la ingesta de embutidos y fiambres inducen mayores ingresos hospitalarios por insuficiencia cardíaca. La enfermedad impide que el corazón bombee suficiente sangre al resto del cuerpo, los pacientes sienten falta de aire y fatiga generalizada. Es una enfermedad progresiva y crónica, pero se controla con fármacos, ejercicio y dieta reducida en sodio.

carne roja

Foto Referencial

La carne roja se asocia también a la diverticulitis (inflamación en uno o más de los sacos que recubren la pared del colon), que puede conducir a abscesos, perforación del colon y peritonitis.

El mejor consejo es el reemplazo en su consumo por pescado, mejor que pollo. De igual forma sustituir por proteínas vegetales, legumbres (lentejas, garbanzos, frijoles, judías), algunas verduras (berro, alcachofa, esparrago, brócoli, coliflor), quinoa, semillas de chia, guisantes, cereales y frutos secos.

Dra. Angélica D. Pinto A.

Médico Internista

Apinto.internista@gmail.com

Corporación ATIEMPO

Comenta y se parte de nuestra comunidad