El instituto Max Planck para Antropología Evolutiva, en Alemania, a través de un estudio determinó que la migraña puede deberse a una variante genética común que proliferó luego de haber ayudado a los primeros nativos a adaptarse a las altas temperaturas, así lo informó uno de los investigadores Felix Key, en un artículo publicado por el PLOS Genetics.

Por su parte, Aida Andrés, supervisora del estudio, aseveró que muchos humanos en los últimos 50.000 años, abandonaron el clima cálido de África para colonizar zonas más frías en Europa, Asía, América y otras partes del mundo. “Esta colonización podría haber estado acompañada de adaptaciones genéticas que ayudaron a los primeros humanos a responder a las bajas temperaturas”, comentó la investigadora.

Para llegar a tal conclusión sobre la adaptación de nuestros antepasados, los científicos estudiaron más de cerca un gen que codifica el único receptor conocido que permite que una persona detecte y responda a las temperaturas bajas o frías, llamado TRPM8. Los investigadores encontraron una variante genética corriente encima del gen, que puede regular las temperaturas, el cual se hizo cada vez más común en poblaciones que vivían en latitudes muy altas en los últimos 25.000 años.

Migraña

Foto Referencial

Solo el 5 por ciento de las personas con ascendencia nigeriana tienen la variante, en comparación con el 88 por ciento de las personas con ascendencia finlandesa. Actualmente, el porcentaje de personas en una población que porta la variante aumenta en latitudes más altas y con climas más fríos. Sorprendentemente, los científicos ya habían identificado esta variante con las migrañas.

Lea también: Sufrir de migraña puede ser hereditario

La migraña y su relación con el frío

Se conoce que la migraña es un trastorno neurológico debilitante que afecta a millones de personas alrededor del mundo. El porcentaje de personas que padecen dicho trastorno varía de acuerdo a la población humana, pero es más común en individuos de ascendencia europea, ya que esta también es la población que presentó mayor frecuencia a la variante de adaptación del frío.

Para finalizar, los científicos sospechan que la adaptación a las bajas temperaturas en las primeras poblaciones humanas puede haber contribuido, en cierta medida, a la variación en la prevalencia de migraña que existe entre los grupos humanos en la actualidad. “Este estudio muestra muy bien cómo las presiones evolutivas pasadas pueden influir en los fenotipos actuales”, explicó Felix Key.

Migraña

Foto referencial

Lea también: La migraña y la medicina antienjevecimiento

Con Información de: www.20minutos.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad