En tiempos de escasez e hiperinflación como los que vivimos en Venezuela, uno de los comentarios que más escucho e incluso me hacen directamente, es cómo voy a procurarme una alimentación balanceada o sana, si la proteína se hace inaccesible, si muchas frutas son incomprables y otros alimentos simplemente no los hay.

Sin duda, ahora más que nunca, al momento de seleccionar lo que vamos a consumir, debemos tener en cuenta, en este orden, la economía, la disponibilidad, los gustos o hábitos alimenticios, aspectos que complican mantener una dieta saludable en  términos de variedad, cantidad y composición.

Yo les recomiendo, buscar asesoría con especialistas, que ofrecen sus conocimientos en redes sociales, como por ejemplo el equipo de la Fundación Bengoa, que en su página web, nutricionistas evaluando costos, lo que se consigue en los mercados y el satisfacer los requerimientos nutricionales (proteínas, carbohidratos y grasas), han creado recetas para sacar provecho de lo que nos pudiera resultar accesible o posible.

Reaprender a comer

Foto Referencial

Lea también: Pasados los 50 años… ¿Cómo entrenar para una vejez independiente?

En épocas en las cuales, tampoco el dinero abundaba en mí hogar materno, mi abuela le sacaba punta a ciertos alimentos para rendir y nutrirnos a todos.

Las leguminosas o granos en general, eran las infaltables en la despensa. Son sumamente saludables y rendidores, pues generan saciedad. Son ricos en vitaminas, minerales, proteínas y fibra, por lo que nos ayudan a regular el tránsito intestinal y bajar los niveles de azúcar en sangre. Además, existe una gran variedad de granos.

Reaprender a comer

Foto Referencial

Por otra parte les recomiendo la sardina, que a mi encanta con arepa o yuca. Se trata de un pescado muy económico que aporta proteínas de alto valor biológico que ayudan a prevenir las enfermedades cerebrovasculares por su contenido de Omega 3 y regula los niveles de colesterol y triglicéridos. También brinda oligoelementos.

Entre las frutas más accesibles están el mango y el cambur.

El cambur está de temporada todo el año y a nivel nutricional es excelente. Está constituida por múltiples vitaminas, minerales y es rico en fibra, por lo que ayuda, entre otras cosas, a combatir la depresión, favorece el funcionamiento  del sistema digestivo, previene el estreñimiento y apacigua los nervios.

Otro dato es la batata… ¿la han consumido regularmente? Es un alimento nutritivo, bajo en calorías y muy versátil en la cocina, pues son muchos sus usos. La batata es rica en antioxidantes y vitamina E. Posee propiedades diuréticas, depurativas, antioxidantes, estimula el buen funcionamiento del hígado y facilita el trabajo de la vesícula biliar.

Reaprender a comer

Foto ReferencialPor tanto, con todo lo que les he escrito hasta ahora, debemos tener claro que se trata un poco de buscar opciones alimenticias para nutrirnos adecuadamente. No es otra cosa, que reaprender a comer, y en ese comenzar de nuevo también evaluar las cantidades, esto es vital, INDISPENSABLE. ¿Por qué? Porque desde chiquitos, nos enseñaron a comer de más o con porciones demasiado grandes que superan por mucho nuestro requerimiento calórico diario, de allí  el sobrepeso. Esto además de combatir la gordura, ayudará nuestro bolsillo, tan golpeado actualmente.

Lea también: ¡Motívense y entrénense regularmente!

María Laura Garcia

Comenta y se parte de nuestra comunidad