Para tener una vida parecida a la de los suecos solo es necesario aplicar su filosofía a través del Lagom, que no es más que manejar el estrés con “no muy poco, no demasiado y simplemente lo justo”, de esa manera, se revela el secreto de la buena vida de los suecos.

En el libro Lagom, el secreto sueco de la buena vida, su autora Lola A. Åkerström explicó que esta población no busca con su filosofía ser perfecta, sino encontrar siempre una solución amigable a los problemas.

Åkerström en su libro indicó que la idea es encontrar el equilibrio de las cosas.

Demasiado causa estrés y muy poco también, y es por eso que Lagom trata de encontrar el equilibrio entre ambos, con el objetivo de hallar una solución óptima para todos.

La autora puso como ejemplo el hogar y lo que hay en él, es decir lo que no sea funcional o que no tenga un gran valor emocional, solamente está ocupando un espacio y generando estrés, sobre todo a la hora de la limpieza, por eso el estilo de vida sueco propone mantener únicamente lo que se necesita.

También se dice que la filosofía lagom es en parte responsable de que solo el 12,3 por ciento de la población sueca mayor de 15 años tenga sobrepeso elevado. “Parecen encontrar más balance entre comida y ejercicio que muchas otras culturas. Cuando me mudé a Suecia estaba sorprendida por cuántos rollos de canela comía la gente, y no engordaba”, expresó la autora del libro.

LAGOM

Foto Referencial

Esta filosofía de vida, inculcada desde pequeños a seguir hábitos alimenticios saludables o dietas realistas, que puedan mantenerse diariamente sin incomodidades. “Nada de severas restricciones que nos sometan a presiones indebidas y nos aparten de nuestro espacio interno de equilibrio”, comentó Akerström.

Lea también: KAIZEN, una filosofía para transformar nuestras vidas

Claves para adoptar el Lagom

Planificar las compras: Conocer y entender la manera como gasta su dinero es el primer paso para aprender a utilizarlo con sabiduría, sobre todo cuando llega el fin de semana. La idea es planear qué haremos el sábado y preguntarnos: ¿en realidad es necesario pasar la tarjeta sin prestar atención? Ni las compras ni las copas de más forman parte de este estilo de vida.

Acciones sostenibles: Tener más control sobre los recursos naturales es una pieza fundamental del lagom. Hace frío y necesitamos calentar el hogar, pero no es necesario tener la calefacción a tope. Lo mismo en el caso contrario, con el aire acondicionado. O sea, no se trata de tener la casa como una sauna o un congelador. En fin, se trata de ser un poco más responsables con los recursos naturales.

LAGOM

Foto Referencial

Que el trabajo no se apodere de su vida: Trabajar no puede ni debe ser su vida. Los suecos lo saben, y por eso poco a poco han ido introduciendo jornadas diarias de seis horas. Pero como no vivimos en Suecia, podemos intentar aprovechar las (pocas) horas libres para despejarnos de la vorágine diaria. Practicar un deporte, tocar un instrumento, aprender un idioma son actividades que definitivamente le harán olvidar el montón de horas que pasó dentro de una oficina.

Sea feliz con lo que tiene: “Cuando tenga esto, entonces… estaré contento”. “Cuando llegue el verano, entonces… por fin seré feliz”. “Cuando baje de peso, entonces…”. El lagom dicta que debemos ser felices con lo que tenemos. No se trata de ser mediocres y conformarnos con todo, sino de aprender a disfrutar la vida tal cual se nos presenta. Ese es el secreto, al menos eso dicta esta filosofía.

Lea también: Claves para llevar una vida emocional equilibrada (+ video)

Con Información de: www.eltiempo.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad