La vagina es un conducto ubicado en el aparato genital femenino, que tiene dos funciones principales: la primera es recibir el órgano genital masculino durante el acto sexual; y la segunda y no menos importante es dar paso y recibir una nueva vida mediante el parto.

El parto es un proceso fisiológico maravilloso, donde los músculos de la pelvis y el periné se involucran en una serie de cambios que conllevan a la elongación de estas estructuras para permitir el paso del cuerpo del bebé. Y aunque estas estructuras están preparadas para estos cambios, no necesariamente vuelven a su estado original después del parto, especialmente después de varios partos y sobre todo si el peso fetal supera los 3 kilos. Adicionalmente encontramos pacientes que genéticamente presentan una predisposición a presentar una elasticidad exagerada de los tejidos y estas mujeres presentan una vagina muy laxa o amplia sin haber experimentado un parto.

Tenemos así un grupo de pacientes que acuden por un mismo síntoma: “Doctor, siento la vagina más ancha que antes”. Y esto causa molestias en la funcionalidad del aparato genital femenino, así que no es solo un asunto de estética.

¿Qué síntomas refieren estas pacientes?

Estas pacientes tienen dificultad para lograr el placer sexual, y además pueden presentar diversos grados de prolapso genital, acompañado o no de  incontinencia urinaria.

Actualmente tenemos una alternativa no quirúrgica que mejora notablemente los síntomas al lograr una reducción del diámetro del canal vaginal: el tensado vaginal.

tensado vaginal

Foto Referencial

Lea también: ¿Por qué ocurren los trastornos menstruales?

¿Cómo actúa el tensado vaginal?

El tensado vaginal es un procedimiento mediante el cual se producen disparos de energía láser  seriados sobre las capas superficiales del tejido que rodea la vagina, con el fin de estimular la producción de colágeno por parte de las células del tejido conectivo: los fibroblastos. De esta forma y progresivamente se produce una reducción del calibre vaginal y al mismo tiempo se estimula un aumento de la lubricación, recuperando la humedad de esta zona. Al fortalecer el tejido conectivo puede lograrse una mejoría en la zona que rodea la uretra, mejorando los casos de incontinencia urinaria leve.

tensado vaginal

Foto Referencial

¿Cómo se realiza el tensado vaginal y cada cuánto tiempo?

Se realiza en consultorio, previa colocación de anestesia local. Es un procedimiento muy bien tolerado, con poco o ningún dolor durante su realización. Se utilizan diferentes tipos de láser: Diod,  CO2 o láser Erbio.

El tiempo aproximado es de 20 minutos; se realizan dos sesiones, con un espacio de tres semanas entre ellas, alcanzándose el efecto máximo a las 3-4 semanas de culminar la última sesión. El efecto generalmente tiene duración de un año, por lo que puede repetirse anualmente.

tensado vaginal

Foto Referencial

¿Quiénes pueden realizarse una este procedimiento?

  • Pacientes con múltiples partos.
  • Pacientes con incontinencia urinaria leve.
  • Pacientes con amplitud del canal vaginal, asociado o no a partos previos. Recordemos que hay un grupo de pacientes que aunque no han tenido partos, su condición genética hace que presenten una vagina muy laxa y refieren dificultad para alcanzar el orgasmo y lograr el disfrute sexual.
  • Pacientes con resequedad vaginal que dificulta mantener una relación sexual.

¿Tiene alguna complicación?

En manos experimentadas, deben ser médicos ginecólogos quienes lo apliquen, las complicaciones son muy pocas o ninguna. Dependiendo de la cantidad de energía empleada puede producirse una quemadura superficial de la mucosa vaginal, que se resuelve en pocos días.

Con la técnica adecuada la paciente presentará sensación de pinchazos eventual por el tejido que comienza a renovarse, y progresivamente puede presentar cambios en las características del flujo. No debe presentar dolor.

tensado vaginal

Foto Referencial

¿Cuáles son las indicaciones posteriores al procedimiento?

Básicamente la paciente debe evitar relaciones por 3-4 días posteriores a la técnica, además debe evitar dichas vaginales, sauna, playa o piscina por una semana, previniendo cualquier tipo de infección y acorde a las medidas que se deben tomar ante cualquier acto médico.

¿Cómo es la efectividad de esta técnica?

La tecnología láser aplicada en el aparato genital tiene más de 15 años en uso y existen trabajos científicos que comprueban su efectividad. Entre un 80-90 % de las pacientes refieren mejoría de sus síntomas. Un pequeño porcentaje no presenta ningún cambio, probablemente porque se realiza sin una indicación adecuada y donde al paciente se le ofrece algo que no se puede lograr, como corregir un prolapso.

Definitivamente la tecnología láser aplicada en ginecología es una técnica que llegó para quedarse, y que probablemente en unos años con nuevos equipos que amplíen sus funciones, sean la solución definitiva a problemas ginecológicos donde aún el uso del láser es limitado, como la incontinencia urinaria moderada o severa.

Lea también: ¿A qué edad se recomienda iniciar la primera consulta ginecológica?

Por. Dra. Peggi Piñango

Comenta y se parte de nuestra comunidad