Los estilos de vida son el conjunto de comportamientos o actitudes cotidianas que realizan las personas, es decir, sus hábitos y costumbres.

La modificación intensiva de los estilos de vida, puede reducir la incidencia de Diabetes tipo 2 y otras enfermedades cardiovasculares hasta en un 58%, de allí la importancia que tienen en el plan de tratamiento de cualquiera de estas situaciones médicas.

¿En qué consiste la modificación intensiva de los estilos de vida?

Consiste en intervenir sobre los aspectos fundamentales que los conforman, dentro de ellos la dieta y la actividad física son de gran interés.

Lea también: Tipos de diabetes y tratamiento para cada uno

Actividad física y pérdida de peso

En la modificación intensiva de los estilos de vida, el objetivo es alcanzar y mantener una pérdida de peso del 7% con respecto al inicial durante los primeros seis meses, esta cifra es relativamente fácil de alcanzar y mantener si, por ejemplo:

Dedicamos 150 minutos semanales a realizar actividad física de moderada intensidad, para ello podemos comenzar con caminatas a paso acelerado y además podemos distribuir estos 150 minutos a nuestra conveniencia, por ejemplo, 30 minutos de caminata de lunes a viernes.

entrenador o auto entrenarse

Foto referencial

Hábitos alimenticios

Para realizar modificaciones desde el punto de vista de la dieta, debemos tomar en cuenta la actividad física que hemos realizado, pero las recomendaciones siempre deben contemplar:

  • La disminución o incluso, eliminación total en la medida de lo posible de la ingestión de azúcar y carbohidratos procesados y de alto índice glicémico, tomando en cuenta que éstos generan alteraciones en el metabolismo incluso de las grasas y generan alto estrés oxidativo dañino para nuestra función cardiovascular.
  • Se ha demostrado que la ingesta de yogurt sin azúcar, nueces e infusiones como té y café (si no existen contraindicaciones) tiene efectos favorables en la prevención de enfermedades como diabetes.
Estilos de vida

Foto Referencial

Hábito tabáquico

La mayoría de las intervenciones en estilo de vida contemplan simplemente la disminución o moderación de ciertos hábitos, sin embargo, cuando se trata del hábito tabáquico la recomendación es el cese 100% del mismo, ya que:

  • No existe ningún efecto benéfico demostrado de este hábito.
  • Está asociado al aumento en el riesgo de todos los tipos de cánceres además se asocia a muerte a cualquier edad, relacionadas con eventos cardio y cerebrovasculares.
  • El tabaco se encuentra relacionado al desarrollo de trastornos cognitivos.
Tabaco

Foto Referencial

Toda intervención sobre el estilo de vida debe incluir la concientización sobre la importancia de los mismos, esto incluye informarnos sobre nuestra condición, además se debe intentar activamente mantener relaciones familiares de apoyo, donde podamos expresar nuestros sentimientos sobre nuestra situación de salud, realizar actividades recreativas aunque sean simples, y por supuesto, acudir a nuestro médico con cualquier duda relacionada al tema.

Lea también: El frío y su relación con la rinitis no alérgica

María Victoria Marcano Rojas.

Especialista en Medicina Interna

Corporación ATIEMPO

Comenta y se parte de nuestra comunidad