Durante muchos años se ha dudado sobre la  efectividad de las mascarillas para evitar la dispersión de ciertos virus, específicamente de la influenza, actualmente se sabe con certeza que  son de gran  utilidad siempre y cuando se utilice la mascarilla correcta, de forma adecuada y se combine con una excelente técnica de lavado de manos  frecuente, solo así se puede reducir la incidencia de infección por influenza hasta en un 80%.

Las mascarillas son útiles en prevenir la transmisión del virus a otras personas y protege de adquirir la infección al tener contacto con personas enfermas.

Se han realizado numerosos estudios donde  se comprueba que el uso de la mascarilla por si sola no reduce el riesgo de infección, se trata de un conjunto de técnicas de prevención.

mascarillas faciales

Foto Referencial

Lea también: Qué hacer ante una neumonía en niños

Tipos de mascarillas

Básicamente para el uso de la población general existen dos opciones:

  • Mascarillas simples: están certificadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration – FDA), como dispositivos médicos y son aquellas que usan los doctores, enfermeras y odontólogos de forma rutinaria, no se ajustan adecuadamente a la región facial dejando espacios sueltos que permanecen en contacto con el aire, previene el contacto con grandes cantidades de secreciones que pueden contener virus que se transporte mediante el aire, protege de forma adecuada de estornudos y tos de otras personas, sin embargo no previenen la inhalación de contaminantes en el aire y partículas muy pequeñas como suelen ser ciertos virus.
  • N95: Certificadas por el Centro para el Control y Prevención de enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention – CDC) protegen de forma muy efectiva del contacto con partículas grandes y muy pequeñas. Su nombre se debe a que puede filtrar 95% de las partículas aéreas. Se ajustan perfectamente a la región facial sin dejar espacios sueltos, muy efectivos en patologías como tuberculosis y ántrax incluso. Son mucho mas efectivos en prevenir el contagio de influenza que las mascarillas simples.
mascarillas faciales

Foto Refencial

Guía para usar mascarillas

  • Los trabajadores de la salud deben utilizarlos siempre al tener contacto con pacientes portadores de influenza.
  • Deben ofrecerse a pacientes con signos y síntomas de infección respiratoria.
  • La mascarilla debe cubrir la nariz, boca, y barbilla sin dejar espacios sueltos o abiertos.
  • La mascarilla se coloca y no se toca de nuevo hasta removerla.
  • Se utiliza si estarás cerca de una persona enferma o si eres tu el portador del virus.
  • Considera usarla en sitios muy concurridos o espacios cerrados, como una sala de espera.
  • No reutilizarlas, una vez usada debe desecharse y lavarse muy bien las manos.

La prevención es muy  importante y efectiva si se realiza de forma adecuada, recuerda lavar tus manos con agua y jabón frecuentemente, especialmente si estas cerca de  personas que pueden estar enfermas, cumplir con la vacunación anual contra la influenza y en caso de no utilizar mascarillas es útil y efectivo cubrir tu nariz y boca al toser o estornudar  con la parte interna de tu codo, no con tus manos.

Lea también: Sitios de medición de la temperatura en la edad pediátrica

Dra. Michelle Sandoval

Medicina Interna- infectología

Corporación ATIEMPO

Comenta y se parte de nuestra comunidad