La convulsión febril es un tema que asusta a todo el mundo, porque es cierto, nadie quiere ver a un niño convulsionando por fiebre, ¡pero quien tiene la información tiene el poder!, así que para nuestros queridos padres o en general para cualquier persona que desee estar informado, aquí describo algunas definiciones básicas.

Las convulsiones febriles son movimientos del cuerpo del niño en forma involuntaria, o rigidez generalizada en presencia de fiebre (temperatura igual o mayor a 38.5 C), generalmente con pérdida de la consciencia, y algunas veces relajación de esfínteres.

La edad que se acepta es desde los 6 meses hasta los 5 años, es MUY POCO probable después de los 5 años.

Poseen un componente genético, es decir, generalmente hay algún familiar cercano que convulsiona o convulsionó con fiebre en la infancia.

Convulsiones febriles

Foto Referencial

El hecho de haber convulsionado con fiebre no significa que el niño tendrá epilepsia o algún efecto colateral.

Pero, ahora bien, ¿Qué hacer si tu niño convulsiona con fiebre?

  • Sostenlo para que no se golpee, colócalo en un lugar seguro
  • Baja la fiebre
  • Acude al centro de salud mas confiable a la brevedad
  • Mantén la calma
  • No necesita realizar una tomografía ni electroencefalograma en el momento
  • Consulta las dudas siempre con tu pediatra de confianza.

Lea también:  Qué hacer ante una neumonía en niños

Dra. Angie V. Rodríguez R.

Pediatra/Puericultor

Corporación ATIEMPO

Comenta y se parte de nuestra comunidad