La voz humana se produce voluntariamente por medio del aparato fonatorio.  Éste está formado por los pulmones como fuente de energía en la forma de un flujo de aire, la laringe, que contiene las cuerdas vocales, la faringe, las cavidades orales (o bucal) y nasal y una serie de elementos articulatorios: los labios, los dientes, el alvéolo, el paladar, el velo del paladar y la lengua.   Se dice que la voz es como una 2da huella digital, pues no existen dos voces idénticas, y se define como el sonido laríngeo, que produce el aire expedido por los pulmones, al hacer vibrar las cuerdas vocales.

Es una herramienta fundamental de comunicación, y de ella depende mucho el buen sentir de nuestro día a día; con ella hacemos referencia a nuestro estado de ánimo, nuestra felicidad y nuestra energía, entre otras cosas.

El cuidado y correcto uso de la voz permite una comunicación agradable y efectiva.  De tal manera que debemos cuidarla.

La voz

Foto Referencial

Lea también: Qué es el cerumen en los oídos

Factores que perjudican la voz

  • Gritar
  • Hablar excesivamente
  • Aclaramiento excesivo de la garganta
  • Vocalizaciones forzadas
  • Hablar rápido
  • Uso inadecuado de la respiración
  • Uso incorrecto del tono y la intensidad de la voz
  • Consumir menos de dos litros de agua diarios.
  • Consumir en exceso bebidas con cafeína.
  • Dormir poca cantidad de horas.
  • Hablar mucho por teléfono.
  • Abusar del uso del aire acondicionado o calefacción.
  • Respirar por la boca.
La voz

Foto Referencial

 Consejos para el cuidado de la voz

  •  Ingiera suficiente agua durante el día.
  • Reduzca el uso de la voz cuando tenga gripe.
  • Articule correctamente las palabras.
  • No use ropas o adornos que compriman el cuello.
  • Ubíquese cerca de quien le escucha.
  • No se automedique.
  • Cuide su alimentación, aumente la ingesta de frutas y verduras, evite las comidas pesadas con exceso de grasas, la cafeína, las bebidas con gas y los alimentos ácidos.
  • Evite tomar bebidas alcohólicas en exceso.
  • Evite fumar y exponerse al humo del tabaco.
  • Evite susurrar, requiere un esfuerzo vocal mayor del que parece.
  • Evite hablar mientras alza peso.
  • Evite conversaciones telefónicas por mas de 15 minutos.
  • Si presenta disfonía (ronquera), que no mejora con reposo debe consultar a un especialista.

Lea también: El frío y su relación con la rinitis no alérgica

Dra. Mariangel González Medina

Otorrinolaringólogo

Pediatra 

Corporación ATIEMPO 

Comenta y se parte de nuestra comunidad