Cáncer es un término general, para más de 100 tipos de enfermedades neoplásicas.  Significa etimológicamente “cangrejo”, haciendo alusión a la manera insidiosa en que se propaga la enfermedad.   Un neoplasma es una formación nueva y anormal de tejido, que crece a expensas de un organismo sano.

El cáncer es la segunda causa más común de muerte en EUA, después de las enfermedades cardiacas, según la American Cancer Society (2010), más del 30% de las muertes por cáncer se atribuyen al tabaquismo y se estima que el 33% se debe a inactividad física y a la mala nutrición.

La transformación de células normales en células cancerosas es un proceso de dos pasos; el primero de ellos es la iniciación, en este paso hay fuerzas físicas, químicos, agentes biológicos o errores de replicación que alteran el ADN de las células, el segundo paso es la promoción que activa los genes alterados, lo que permite el crecimiento celular descontrolado.

En algunos casos el tiempo entre la iniciación y la promoción es de 10 a 30 años, pero puede ser menor si se hereda un gen mutado de uno de los progenitores.  Las sustancias que potencian la expresión del gen alterado se denominan promotores, los cuales deben estar presentes, en altas concentraciones, por un periodo prolongado, pero la promoción es reversible, y reducir la exposición a altas concentraciones de promotores permite que el cuerpo repare las células dañadas.

Cáncer de piel

Foto Referencial

Lea también: ¿Usar mascarillas faciales realmente previene el contagio de influenza?

El peso corporal aumenta el riesgo de contraer cáncer

Se estima que la dieta contribuye a 35% de todos los canceres humanos y hasta 80% de los canceres de mama, colon y próstata, al contener miles de moléculas bioactivas, la dieta tiene la capacidad de alterar la expresión de genes y proteínas.

El nuevo plato estadounidense señala el uso de dos tercios o más de verduras, frutas y granos integrales y un tercio o menos de proteína animal.

Uno de los diversos mecanismos sugeridos para el aumento del riesgo de cáncer colorrectal entre personas que comen cantidades mayores de carnes rojas o procesadas es la formación de Aminas Heterociclicas, estos carcinógenos se producen por la cocción de carnes musculares a altas temperaturas (freír, asar a la parrilla y cocinar  a las brasas.  Se recomienda menos consumo de carnes rojas y al consumirlas hacerlo a bajas temperaturas y alta humedad (estofar, freír a bajas temperaturas y rostizar).

El riesgo de cáncer aumenta con sobrepeso, obesidad, consumo de alcohol y cigarrillo, además del consumo de alimentos conservados en sal.

cáncer

Foto Referencial

Una dieta para prevenir el cáncer

En general consiste en reducir al mínimo el consumo de carnes rojas y procesadas, limitar el consumo de alcohol y evitar excesos de sal, además de incluir una variedad de frutas y verduras en consumo diario (5 porciones  mínimo/día).

Las verduras crucíferas (brócoli, col, coliflor y coles de bruselas), han demostrado inhibir el cáncer de colon químicamente inducido, y puede que tengan inhibidores de sustancias cancerígenas aun no definidos.

Por  su alto contenido de vitamina A y C, el hígado y las verduras color verde oscuro y amarillo (espinacas, zanahorias y tomates son recomendados).

El uso de productos de soya es incierto y hay poca evidencia sobre la cual basar las pautas para su uso clínico.

El consumo de tomates y sus productos (son altos en licopenos), han demostrado en estudios de cultivos celulares en animales, estar inversamente asociada con el riesgo de cáncer de próstata, y contiene mayor cantidad de licopenos el tomate cocido que el crudo, pero la FDA no encontró hallazgos significativos entre el consumo de tomates y la reducción del cáncer de próstata.

alcohol

Foto Referencial

Disminuir el consumo de alcohol  a 2 bebidas por día en hombres y 1 en mujeres.

La dieta puede influir en el 30% de los canceres, según National Research Council, de la academia nacional de ciencias

Estudios actuales se basan en las investigaciones de las propiedades de los polifenoles del té verde y negro, las isoflavonas de la soja, los inhibidores de la proteasa, curcumina, licopenos, vitamina D, vitamina E, selenio y calcio, sin embargo hasta ahora ninguno de estos compuestos previene el cáncer.

Lea también: Nutrición en pacientes con cáncer

DRA. Angie V. Rodríguez R.

Pediatra/puericultor/Maestría  en nutrición

Corporación ATIEMPO

Comenta y se parte de nuestra comunidad