Investigadores de la Universidad de California en Berkeley, Estados Unidos, determinaron que la exposición a las bajas temperaturas aumenta los niveles de una proteína que es fundamental para la formación de la grasa marrón o parda, también conocida como grasa “buena” ya que consume energía, es decir, calorías para generar calor.

Saber que las proteínas regulan la grasa parda es relevante porque ésta es importante no sólo para la termogénesis o producción de energía, sino porque podría afectar el metabolismo y la resistencia a la insulina según el investigador principal Hei Sook Sul.

De comprobarse definitivamente esta teoría podría pensarse en la producción de fármacos para incrementar la cantidad de grasa parda en el organismo y facilitar la pérdida de peso, incluso cuando se ingiere la misma cantidad y tipo de alimentos.

Quemar calorias

Foto Referencial

Por otra parte, según un artículo publicado en la revista científica Trends in Endocrinology & Metabolism cuyo autor principal es, Wouter van Marken Lichtenbelt, científico que dedicó toda una década a descubrir factores claves de la relación entre la grasa y la temperatura, sugiere variar la temperatura en casa y oficina algunos grados a lo largo del día, para propiciar que el cuerpo ajuste la temperatura interna, aumentando así el gasto de energía.

Dicho de otro modo, las células grasas detectan por sí solas el frío y reaccionan ante él quemando grasas sin necesidad de que el cerebro u otro órgano les den ninguna orden. El hallazgo podría dar lugar a nuevos tratamientos contra la obesidad y otras enfermedades metabólicas.

Lea también: Subir escaleras te puede acercar a tu peso ideal

Comenta y se parte de nuestra comunidad