El síncope vasovagal ocurre cuando la persona se desmaya de forma súbita y pierde el conocimiento por pocos minutos, debido a que el cuerpo reacciona de manera desproporcionada a ciertos factores, como ver sangre, miedo a las agujas, estar expuesto a exceso de calor o sentir mucha angustia emocional. También puede llamarse síncope neurocardiogénico.

El factor que desencadena el síncope vasovagal hace que la frecuencia cardíaca y la presión arterial disminuyan abruptamente. Como consecuencia, el flujo sanguíneo al cerebro disminuye y se pierde el conocimiento por un momento.

Según Julio César Milanés cardiólogo el síncope vasovagal es inofensivo y no requiere tratamiento. Se calcula que cerca de 40% de pacientes jóvenes han presentado en algún momento de su vida síncope y 8% de las personas en edad avanzada han tenido un desmayo. Milanés asegura que entre las pruebas para determinar el origen del sincope están el electrocardiograma, la prueba de inclinación, ecocardiograma, electroencefalograma, tomografías de cráneo, entre otras, a pesar que existe una gran variedad de pruebas para determinar las causas de un desmayo no siempre se llega a un diagnóstico , sin embargo se les da al paciente las recomendaciones pertinentes de acuerdo a su caso.

Síncope Vasovagal

Foto Referencial

Lea también: El dolor: el quinto signo vital (+ video)

Síntomas

Los síntomas generales que puede presentar una persona antes de desmayarse son los siguientes:

  • Piel pálida
  • Sensación de debilidad,
  • Aturdimiento, vértigos, visión borrosa, palidez, sudores o trastornos auditivos como zumbidos en los oídos
  • Visión de túnel: el campo de la visión se estrecha hasta ver solo lo que está enfrente
  • Náuseas
  • Sensación de calor
  • Sudor frío y húmedo
  • Bostezos frecuentes
  • Visión borrosa
  • Pulso lento y débil

Por lo general, la recuperación después de un síncope vasovagal comienza en menos de un minuto. Sin embargo, si la persona se coloca de pie demasiado pronto después del desmayo (en alrededor de 15 a 30 minutos) corre el riesgo de desmayarse de nuevo.

Síncope Vasovagal

Foto Referencial

¿Qué hacer en caso de síncope vasovagal?

Si eres testigo de un síncope vasovagal, no existe un tratamiento como tal, sino que se recomienda como primeros auxilios ayudar a la persona a acostarse y a elevar las piernas durante algunos minutos. Esto permite que la sangre suba con más facilidad al corazón y al cerebro para volver a tener una tensión arterial normal.

Si no estás seguro de que se trate de un síncope vasovagal, se aconseja llamar a urgencias. La caída puede ser repentina, en algunos casos, provocar traumatismos.
En caso de que el síncope vasovagal ocurra en repetidas ocasiones, es importante consultar a un médico, que podrá efectuar un examen clínico para descubrir la fuente y tratarla.

Lea también: Descubre de qué trata el síncope, un síndrome ignorado por la población

Con información de Mayo Clinic

Comenta y se parte de nuestra comunidad