El pulso se define como la onda de sangre creada por la contracción del ventrículo izquierdo del corazón y es útil para estimar la frecuencia cardíaca.

La frecuencia normal del pulso en un adulto en reposo es de 60 a 100 latidos por minuto, pero eso varía si la persona ha tomado café, si realiza algún tipo de ejercicio, toma algún medicamento o no ha dormido bien y este puede estar por encima de 100, por lo que no hay que alarmarse, pero sí prestar atención cuando el pulso es irregular y realizarse un electrocardiograma cuanto antes.

Según especialistas una de cada seis personas en el mundo puede sufrir un accidente cerebro vascular en su vida. Sin embargo se puede evitar a través de algo tan sencillo como tomarse el pulso.

El doctor Jorge González Zulgaray, presidente de Arrhythmia Allliance Argentina, quien emprende la campaña Conoce tu pulso indica que según encuestas realizadas por la Facultad de medicina de Bueno Aires en menos de un año ha aumentado la cantidad de personas que aprendieron a tomarse el pulso de 50% a 78%.

pulso

Foto Referencial

Lea también: ¿Corazón acelerado? ¿Cuándo consultar?

¿Cómo tomar el pulso?

Para evaluar la frecuencia del pulso siga los siguientes pasos:

  • Quite su reloj y manten tu mano izquierda o derecha con la palma hacia arriba y el codo ligeramente flexionado.
  • Con la otra mano, coloca los dedos índice y medio en la muñeca, en la base de tu pulgar. Los dedos deben colocarse entre el hueso en el borde de la muñeca y el tendón fibroso unido a tu dedo pulgar. Puede que tengas que mover los dedos alrededor un poco para encontrar el pulso. Has una ligera presión firme en tu muñeca con los dedos para sentir el pulso.
  • Cuenta durante 30 segundos y multiplica por 2 para obtener la frecuencia cardíaca en pulsaciones por minuto. Si su ritmo cardíaco es irregular, debes contar por 1 minuto y no multiplicar.

¿Por qué y cuándo debe tomarse el pulso?

Tener conocimiento de tu pulso es importante porque puede indicar una frecuencia cardíaca o ritmo anormal.

Una buena idea es tratar de tomar el pulso en reposo cuando te despiertas por la mañana y antes de ir a la cama, pues la frecuencia cardíaca varía dependiendo de lo que estemos haciendo.

pulso

Foto Referencial

¿Cuándo buscar asesoría adicional?

  • Si tu pulso está demasiado rápido la mayoría de las veces y no se siente bien.
  • Si tu pulso es muy lento algunas o la mayoría de las veces.

Vale destacar que cada persona es diferente y es difícil dar una orientación precisa, ciertamente, muchas personas pueden tener tipos de pulso con más de 100 latidos por minuto (ppm) y menos de 60 latidos por minuto. La irregularidad es muy difícil de evaluar por lo que se recomienda consultar con su médico si tienes una frecuencia cardiaca persistente por encima de 120 latidos por minuto o por debajo de 40 latidos por minuto.

Lea también: Estudio: Pulsos magnéticos alivian los zumbidos en los oídos

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad