Las saunas se han utilizado durante cientos de años y en la actualidad siguen siendo muy populares, sobre todo para tener un momento de relax, pero también puede aportarnos una serie de beneficios en el cuerpo más allá de la relajación, independientemente del tipo de sauna o del nivel de humedad de la misma.

Utilizar el sauna varias veces por semana, podría ayudar a mejorar nuestra salud, de acuerdo a los resultados de un estudio observacional realizado en Finlandia que mostró que los participantes que tomaban baños de vapor con regularidad presentaban menor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV).

Sauna

Foto Referencial

Lea también: Conoce los beneficios de un momento en el sauna

El Estudio

El trabajo publicado en la revista Neurology, fue el primero en evaluar la relación entre el uso de saunas y los ACV, y se basó en el seguimiento de más de 1.600 personas durante un promedio de 15 años.

Los participantes fueron hombres y mujeres de 53 a 74 años. La actividad consistió en tomar baños de vapor o sudoración en recintos cerrados a muy alta temperatura (entre 80° y 90°) y con una humedad mínima (por eso se conoce también como sauna seca). Lo que genera la liberación de toxinas y la activación de la circulación sanguínea disminuyendo el riesgo de padecer alguna enfermedad cardiovascular.

El estudio determinó que quienes usaron el sauna entre cuatro y siete días a la semana mostraron un riesgo 61% menor de sufrir un Accidente Cerebro Vascular, en comparación con las personas que fueron solo una vez en ese período de tiempo.

El beneficio también fue evidente para quienes tomaron baños de vapor dos o tres veces por semana, entre los que disminuyó un 14% el riesgo de ACV respecto de los que lo hicieron una vez.

“Los resultados son interesantes porque sugieren que esta actividad que las personas utilizan para la relajación y el placer también puede tener efectos beneficiosos sobre su salud vascular”, comentó el autor del estudio, Setor Kunutsor, de la Universidad de Bristol (Gran Bretaña).
Los investigadores advirtieron que el estudio era de naturaleza observacional, y al basarse en respuestas a cuestionarios no llegó a demostrar causa y efecto.

“Las saunas parecen tener un efecto reductor de la presión arterial, lo que puede ser la base del efecto beneficioso sobre el riesgo de ACV“, acotó Kunutsor.

Sauna

Foto Referencial

Mitos sobre saunas, jacuzzis y baños de vapor

Existen algunos mitos que hay que aclarar, uno de ellos es que la sudoración en el sauna puede eliminar las toxinas del cuerpo. Esto es falso. Si bien es cierto que la sudoración se produce durante el uso del sauna, no hay ninguna investigación científica que demuestre que desintoxica el cuerpo, pues a través del sudor apenas nos libramos de un 1% de las toxinas. Toxinas como el alcohol, el mercurio o el aluminio son eliminadas principalmente por los riñones, el hígado y los intestinos.

Otro mito sobre el uso del sauna es que conduce a la pérdida de peso. Es posible pesar algo menos después de la sauna, pero esto se debe exclusivamente a la pérdida de líquidos, no de grasa. Recuerda el peso será reemplazado tan pronto como comamos o bebamos algo.

¿Aumenta la longevidad?

Al final, como otras prácticas, puede ayudar a que tengamos mejor calidad de vida y si se usa regularmente, se limpian más sustancias de deshecho del torrente sanguíneo y eliminan toxinas, pero de ahí a tener mayor longevidad, no hay estudios comprobados.

¿Para quién está contraindicada?

Está contraindicada para personas con problemas de tensión, alta o baja, o personas, por ejemplo, con varices en fase aguda.
Siempre que hay un problema a nivel de tensión arterial que no esté bien regulada o que estén tomando medicación, está contraindicado. Por ejemplo, un hipertenso que tome medicamentos diuréticos no debería usar la sauna porque se puede producir una eliminación de líquidos muy rápido con los consiguientes riesgos para su salud. Pero como en todo hay que consultar cada caso con un médico.

Lea también: Consejos para monitorear la presión arterial desde el hogar

Con información de: www.clarin.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad