Hay quienes dicen que es mejor ser un líder que un jefe, ambos presentan diferentes características. Un líder suele ser una persona que suma a su equipo y no que resta. Cuando se compara el rol de un jefe con el de un líder, resaltan algunos de estos rasgos distintivos: un líder inspira entusiasmo y aconseja, un jefe inspira miedo y manda. Un líder no presume, sino que comparte y se preocupa por las personas.

Hay jefes que son excelente líderes de equipo. Sin embargo, siempre hay personas que aunque ostentan el cargo superior, carecen de las herramientas necesarias para guiar a su equipo y conseguir sus metas con éxito. Por lo general, estas personas tienen algunas características en común. Si eres el jefe o líder de algún equipo, echa un vistazo a ver si tienes alguna de ellas que represente un área de oportunidad para el crecimiento personal y profesional.

jefe

Foto Referencial

Lea también: Dónde crees que comienza la verdadera belleza

  1. No se involucra en los procesos, ni en el trabajo en equipo: para estas personas es más fácil exigir trabajo en grandes cantidades, sin conocer las implicaciones que ameriten.
  2. No sabe reconocer el esfuerzo: no es buen observador, y, por ende, no se da cuenta de las contribuciones que los empleados hacen con su trabajo. Pone la desmotivación a la orden del día.
  3. Siempre cree tener la razón: esta es de las peores características, porque son personas que creen saber todo, y en algunos casos se adjudican el éxito por las ideas de otros.
  4. No comparte información relevante: suele guardarse la información importante para ellos, y además subestima a sus subordinados.
  5. No se comunica: no dice cuándo se están haciendo bien o mal las cosas, y luego, se molesta, actúa con violencia e incluso puede despedir al personal.
  6. Carece de credibilidad: no sabe reconocer sus errores y siempre busca culpar a otro.
  7. Solo le importan los resultados: un mal jefe se enfoca solo en los logros. y olvida vivir la experiencia del trabajo en equipo.

Si algunas de estas características te tocaron, ya sabes que tienes una valiosa oportunidad de mejorar la relación con tus empleados o subordinados. Ayudar a los demás y contagiar lo positivo te harán un jefe inspirador. Comienza a escuchar, a desafiar a tu equipo y promueve la acción; delega y modela con el ejemplo para que tu equipo se alimente de tu espíritu emprendedor y entusiasta. Demuestra que tienes el cargo porque sabes escuchar y tienes visión, y motiva a tu equipo para lograr las metas del futuro.

Lea también: 10 palabras para mantenerte motivado

Inspirulina-

Comenta y se parte de nuestra comunidad