La parálisis cerebral es causada por lesiones o anomalías del cerebro. La mayoría de estos problemas ocurre a medida que el bebé crece en el útero. Sin embargo, se pueden presentar en cualquier momento durante los primeros 2 años de vida, mientras el cerebro del bebé aún se está desarrollando.

Esta patología ocurre cuando las áreas del cerebro que controlan el movimiento y la postura no se desarrollan correctamente o se lesionan. Los bebés con parálisis cerebral son más lentos para voltearse, sentarse, gatear, sonreír o caminar. Algunos niños nacen con parálisis cerebral; otros la adquieren después del nacimiento.

Una de las principales preocupaciones de las futuras madres es la posibilidad de enfrentar complicaciones al momento del parto, lo que pueda provocar daños al bebé como la parálisis cerebral.

Sin embargo, el cuidado durante el embarazo y la atención interdisciplinaria de pediatras y neonatólogos, contribuyen en la prevención de cualquier riesgo de este tipo, según Juan Hernández Aguilar, médico adscrito al Servicio de Neurología del Hospital Infantil de México “Federico Gómez”, “una de las principales causas de la parálisis cerebral es el retardo del nacimiento debido a hipertensión arterial en la madre, sangrado de la placenta o que el producto se enrede en el cordón umbilical, los cuales son complicaciones inesperadas”, explicó.

No existe una cura para la parálisis cerebral, pero un tratamiento adecuado puede mejorar la vida de quien la sufren. El tratamiento incluye medicinas, aparatos y terapia física, ocupacional y del habla, a fin de ayudar al niño a disminuir el daño neuronal.

Parálisis cerebral

Foto Referencial

Lea también: Cómo corregir el estrabismo en niños

¿Qué debemos saber sobre la parálisis cerebral en niños?

El especialista agregó que otro punto importante, es que la madre lleve un buen control prenatal, asistir mensualmente al médico para su evaluación, además de la realización de ultrasonidos para detectar cualquier malformación, por ejemplo:

  • Que la placenta esté en su lugar.
  • Revisar que el cordón umbilical no esté enredado.
  • Que el parto se lleve a cabo en una unidad médica con la infraestructura adecuada.

Aguilar aseguró en que la valoración prenatal dará la pauta para determinar las condiciones más favorables al momento del nacimiento. “si se detecta que la madre es hipertensa, el bebé es demasiado grande para que nazca vía vaginal, trae el condón enredado o viene en mala posición, lo mejor es practicar una cesárea para disminuir el riesgo de complicaciones”, insistió.

Parálisis cerebral

Foto Referencial

Además estima que de los dos millones y medio de nacimientos anuales registrados en México, entre 5 y 10 por ciento presenta parálisis cerebral, sobre todo a consecuencia de complicaciones durante el periodo perinatal, ya sea tiempo antes, durante o inmediatamente después del nacimiento.

Otro factor de riesgo son malformaciones cerebrales, infecciones como el toxoplasma -transmitida por los gatos- o enfermedades infecto-contagiosas como la rubéola.

La recuperación de estos pacientes, dependerá del daño cerebral, el cual se identifica después de los tres meses de vida. Es ahí donde la rehabilitación temprana juega un papel muy importante, pues mientras más rápida sea mejores resultados se obtendrán.

Lea también: ¡Cuidado! Los niños también pueden sufrir de SAHOS

Con información de Sumedico.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad