Citomegalovirus
Foto Referencial

El citomegalovirus (CMV), es un virus común que afecta a las personas de todas las edades, se conoce que más de la mitad de los adultos se han infectado por el CMV cuando tienen 40 años de edad. Una vez que se aloja en el cuerpo de una persona, permanecerá allí de por vida y se puede reactivar, además la persona también se puede reinfectar con una cepa (variedad) diferente del virus.

La mayoría de las personas infectadas por el citomegalovirus no presentan signos ni síntomas. Esto se debe a que el sistema inmunológico de una persona sana generalmente impide que el virus cause la enfermedad. Sin embargo, la infección por el CMV puede causar problemas de salud graves a las personas con sistemas inmunológicos débiles así como también afectos a los bebés que están por nacer.

Citomegalovirus
Foto Referencial

Lea también: El virus de la polio, el nuevo tratamiento para combatir el cáncer cerebral

Signos y síntomas del citomegalovirus

En algunos casos, la infección en las personas sanas puede causar una enfermedad leve que puede incluir lo siguiente:

  • Fiebre
  • Dolor de garganta
  • Fatiga
  • Inflamación de los ganglios

Con frecuencia, el CMV puede causar mononucleosis o hepatitis  Las personas con el sistema inmune débil que se infecta por el CMV pueden tener síntomas más graves que afectan los ojos, los pulmones, el hígado, el esófago, el estómago y los intestinos. Los bebés que nacen infectados por el CMV pueden tener problemas en el cerebro, el hígado, el bazo y los pulmones, así como problemas de crecimiento. La pérdida auditiva es el problema de salud más común en los bebés nacidos con infección congénita por el CMV, que se podría detectar al poco tiempo del nacimiento o presentarse más tarde en la niñez.

Trasmisión y prevención 

Las personas con CMV pueden pasar el virus a través de los líquidos corporales, como la saliva, la orina, la sangre, las lágrimas, el semen y la leche materna. La persona infectada propaga el CMV de las siguientes maneras:

  • Por el contacto directo con la orina o la saliva, especialmente de bebés y niños pequeños.
  • A través del contacto sexual.
  • Por medio de la leche materna a los lactantes.
  • Por medio de trasplantes de órganos y transfusiones de sangre.
Citomegalovirus
Foto Referencial

Diagnóstico 

Se pueden hacer análisis de sangre para diagnosticar las infecciones por el CMV en los adultos con síntomas. Sin embargo, la sangre no es el líquido corporal más idóneo para hacerles la prueba a los recién nacidos con infección presunta por el CMV. A los recién nacidos, es preferible hacerles un análisis de saliva u orina.

Según un estudio de la Universidad de Sussex y la de Brighton (Reino Unido), publicado ha encontrado una conexión entre el citomegalovirus, con el herpes labial y se considera generalmente es inofensivo. El estudio, demostró que un número clínico relevante que las células inmunes implicadas en el daño de las arterias que rodean al corazón, sólo surgen cuando una infección con citomegalovirus está presente.

La investigación también ha demostrado que ciertos tipos de tejidos, determinados genéticamente, hacen a las personas más susceptibles de tener más células inmunes de esta clase.

Cuándo consultar al médico 

Acude al médico en los siguientes casos:

  • Si tienes un sistema inmunológico debilitado así como las personas que se sometieron a trasplantes de órganos o células madre parecen tener un riesgo mayor.
  • Si contraes una enfermedad similar a la mononucleosis durante el embarazo, así pueden evaluarte para detectar si tienes una infección por citomegalovirus.

Si tienes citomegalovirosis, pero no padeces otros trastornos de salud y no presentas ninguna enfermedad leve y generalizada, podrías estar en período de reactivación. Algunos autocuidados prácticos, como descansar mucho, deberían ser suficientes para que tu organismo controle la infección.

Lea también: ¿Un virus contagia la obesidad?

Con información de: InfoSalus.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad