El síndrome de fatiga crónica (SFC), es una enfermedad compleja, crónica, de etiología desconocida, que se caracteriza por la presencia de fatiga física y mental, intensa, debilitante y grave, que persiste seis o más meses y de carácter oscilante y sin causa aparente específica. Interfiere con las actividades habituales, no disminuye con el reposo, empeora con el ejercicio y se asocia a manifestaciones sistémicas generales, físicas y neuropsicológicas.

Se estima que de un 5 a un 20% de los enfermos que acuden a atención primaria, presentan fatiga durante más de un mes en algún momento de su vida. El SFC es predominante en el sexo  femenino: oscila entre dos a siete veces más probable en mujeres que en varones. En general, los enfermos son adultos jóvenes y la mayoría de  los casos tienen entre 25 y 45 años de edad.

Es un verdadero retro diagnóstico el SFC, considerando que los síntomas son  inespecíficos y subjetivos, por lo cuales han sido establecidos un conjunto de criterios que permitan  puntualizar el cuadro clínico.

síndrome de fatiga crónica

Foto Capture

Lea también: Salud: ¿Qué es el estrés?

¿Cuál es la diferencia  entre  astenia, fatiga y  debilidad?

  • Astenia (a veces sinónimo de “cansancio” o “debilidad general”): Es la falta de fuerzas o la sensación subjetiva de incapacidad para efectuar actos cotidianos. Es más intensa al final del día y suele mejorar tras un período de sueño.
  • Fatiga: es una sensación de cansancio previo y mantenido que antecede a la realización del acto físico.
  • Debilidad: Es una disminución o pérdida de fuerza muscular. Es el síntoma cardinal de las enfermedades musculares, variando la clínica en función de la musculatura afectada. A veces es difícil tipificar el síntoma “debilidad” (se atribuye también a cansancio, fatigabilidad, flojedad, falta de energía)

El síndrome de fatiga crónica puede coexistir con un conjunto de patologías como fibromialgia en un 70 %, así como con un síndrome seco incompleto  pues es inmunológicamente negativo, síndrome de intestino irritable, dismenorrea y alteraciones de humor, distimia  y trastorno de adaptación.

síndrome de fatiga crónica

Foto Capture

La fisiopatología del SFC es compleja, los estudios denotan una asociación con enfermedades virales, con ese antecedente hasta en un 50 % de los pacientes, fundamentalmente con virus de Epstein Barr, Citomegalovirus  y Herpes Virus 6, entre los más frecuentes. Se ha planteado que la infección  luego de la fase aguda se mantiene latente, generando producción de interleuquinas 1 y 6 y TNF alfa, así como cambios en el eje endocrino adrenal y tiroideo, que justifica la mayoría de los síntomas asociados

El tratamiento del síndrome de fatiga crónico está dirigido a mejorar las condiciones generales del paciente, el uso de terapia cognitiva conductual es lo más recomendado, así como ejercicio físico programado, otras conductas no gozan de clara evidencia científica.

Lea también: Apnea del sueño en la adultez

Dra. Isabel Antonieta Meza Zerpa

Medicina Interna

PhD en Ciencias Biomédicas

Corporación ATIEMPO

Comenta y se parte de nuestra comunidad