La fecundación es un proceso maravilloso que se produce cuando los óvulos se encuentran con los espermatozoides y allí se implanta para posteriormente formar los bebés. ¿Sencillo? ¡No es tan sencillo como suena!

Hasta ahora, la ciencia había tratado el papel del óvulo en la fertilización como el de una actriz de reparto que solo espera que el protagonista hable para responder: Sí, señor. Pero un reciente estudio realizado por el Instituto de Investigación Pacific Northwest, en Seattle, EE.UU, evidencia que el óvulo no es una célula pasiva sino, por el contrario, es capaz de escoger o rechazar a los espermatozoides de acuerdo a la carga genética del gameto masculino.
Según el biólogo de desarrollo en la Universidad Swarthmore College en Estados Unidos, Scott Gilbert, el “óvulo evalúa el espermatozoide antes de eliminarlo de la carrera o clasificarlo como apto”. Por lo tanto, la fertilización no es en realidad un evento aleatorio, sino más bien una carrera o selección a nivel celular.

Después de muchas investigaciones, se ha demostrado que, además, los óvulos tienden a atraer en particular a cierto tipo de espermatozoides si se les presenta la oportunidad.

Cualquier pareja que esté planeando agrandar su familia normalmente cree que, en el proceso de reproducción, son los espermatozoides los que corren buscando el óvulo. Empecemos desde el principio. ¡Todos los espermatozoides están preparados, el óvulo está en su punto más saludable y en este momento comienza la carrera! Como se nos enseñó en la escuela que millones de espermatozoides se dirigen hacia un solo óvulo. Cuando una X se encuentra con una X, es una niña, y cuando una X se encuentra con una Y, el resultado genético es un niño.

óvulo

Foto Referencial

Lea también: Ácido fólico aumenta la calidad del esperma

El papel dominante de los óvulos

¿Carrera? ¡No! Nunca fue una carrera ya que el ganador pasa por un proceso de elección. Para decirlo de una manera más sencilla, el óvulo elige el tipo de espermatozoide al que va a permitirle ingresar. Es por esta razón que los óvulos no son sumisos ni dóciles, más bien son una pieza clave en el proceso de reproducción. Y, contrario a la teoría popular de que el espermatozoide corre hacia el óvulo, la realidad es que es al revés.

Es extraño, pero cierto, que un proceso tan obvio haya sido evaluado erróneamente durante todo este tiempo.

¿Cómo se desafilaron las leyes de Mendel?

La ley de Mendel es por definición, como la ley de la segregación de los caracteres. También se llama ley de la herencia genética, según la cual cada gen tiene su homólogo correspondiente. El siguiente paso es el proceso de “fertilización aleatoria” en el que estos genes se dividen aleatoriamente en gametos que llevan solo una copia. Sin embargo, estudios recientes descartaron por completo esta teoría.

El científico Joe. Nadeau realizó el cruce de un grupo de ratones machos con genes normales, con dos grupos de hembras, uno con genes normales y otro cargando artificialmente genes proclives a desarrollar cáncer de testículos, una de las formas más hereditarias de tumor. En las primeras camadas aparecieron crías con genes aleatorios, de acuerdo con las leyes de Mendel.

En una segunda fecundación, Nadeau invirtió la distribución colocando hembras sanas a cruzarse con machos portadores de la copia del gen mutante. ¿La conclusión? Apenas 27 % de las crías presentaron el gen mutante del padre, cuando la estimación tradicional es que el 75 % naciera con la variación genética.

óvulo

Foto Referencial

En el segundo experimento el Dr. Nadeau revirtió la reproducción. Dio a los ratones machos el gen canceroso mutado, mientras que las hembras tenían todos los genes normales. ¡Y allí estaba! Lo sorprendente fue encontrar que solo 27% recibió la versión mutante, mientras que los científicos esperaban que el resultado fuera el 75%.

Lo que a todos nos han enseñado acerca de las versiones normales y mutadas de DND1 en la madre y el padre es una versión completamente desfasada de cualquier cálculo. Lo que concluyó de todo esto fue calificar la fertilización como no aleatoria y probar la existencia de un mecanismo que permite que el óvulo escoja el espermatozoide con el gen normal en lugar del mutado. En términos científicos, lo llaman “fertilización genéticamente tendenciosa”.

¿Qué significa esto?

El Dr. Nadeau dio razones de peso para sustentar esta teoría recientemente desarrollada. Él creía que podría haber dos posibilidades para sustentarlo.

  • La atracción entre espermatozoides y óvulos está relacionada en gran medida con la molécula de ácido fólico. El metabolismo de la vitamina B o el ácido fólico es diferente en un óvulo y un espermatozoide. Estos mismos cambios pueden significar el factor decisivo para la atracción entre el espermatozoide y el óvulo.
  • Los espermatozoides ya están presentes en el aparato genital femenino cuando se dirigen hacia el óvulo. El óvulo puede no estar completamente desarrollado o saludable durante este tiempo. Existe la posibilidad de que el óvulo influya en esta división celular, por lo que sus genes también pueden ser adecuados para el espermatozoide.

Es por ello que estos estudios ha cambiado la idea no sólo de cómo entendemos la fertilización y la genética, sino incluso la evolución.

óvulo

Foto Referencialoto

Lea también: !Falso! Los polos opuesto no se atraen

Con Información de Genial.Guru

Comenta y se parte de nuestra comunidad