La cara no es solo el espejo de lo que somos, nuestro cuerpo también es un reflejo de cómo nos encontramos, y específicamente, los pies pueden revelar mucho sobre lo que le pueda estar pasando a nuestra salud y cuerpo. Es por eso la importancia de realizar un chequeo médico, al menos una vez al año para así conocer y esclarecer detalles sobre nuestra salud en general.

Carlos Perucha Martín, podólogo español, aseguró que las mayoras de las preocupaciones sobre estas extremidades no son tan graves: pequeñas manchas dolorosos, uñas descoloradas, hinchazón, entre otros, sin embargo, no deben pasar desapercibidas y prestar la atención necesaria, sobre todo si los pies se encuentran secos, agrietados, fríos, o doloridos.

A continuación te explicaremos algunos de los problemas que podrías tener en los pies si se encuentran así:

Uñas descoloridas

Las uñas descoloridas pueden ser desagradables y una causa de vergüenza. También pueden ser un indicador de problemas de salud tales como una infección o una enfermedad crónica. Es muy importante prestar atención al color de esta parte de la extremidad. Los colores amarillo, negro o blanco, pueden ser un síntoma de hongos en las uñas, pero en algunos casos un traumatismo, la psoriasis u otras causas pueden ser los culpables.

«Si son hongos pueden ir acompañados de otros síntomas como pérdida o desmenuzamiento de las mismas y provocar que se pongan quebradizas», explicó Perucha. Puede que se pongan de color verde por culpa de una bacteria llamada pseudomonas. Estas infecciones afectan principalmente a personas cuyo sistema inmune ya está debilitado, especialmente las que llevan mucho tiempo hospitalizadas.

pies

Foto Referencial

Lea también: Agua de rosas y glicerina para talones agrietados (+ video)

Piel seca, agrietada o escamosa

Si los pies permanecen secos o agrietados a pesar de la hidratación constante, puede que debas prestarle atención a este problema. Una explicación puede ser la hiperqueratosis: cuando la piel se engrosa demasiado. Se produce en la capa externa, la que contiene la proteína protectora (queratina) y suele estar relacionada con el roce con el calzado o a la mala distribución de la presión a la hora de andar.

«Las capas no tendrán suficiente elasticidad y continuarán agrietándose, descascarillándose o engrosándose más«, comentó el podólogo. Otras causas de los pies secos a pesar de los tratamientos pueden ser el pie de atleta, la dermatitis, la psoriasis, el eccema o la queratodermia: un marcado engrosamiento de la piel.

Mal olor

No importa cuál sea tu nivel de higiene, todos podemos tener pies con mal olor. «Tenemos miles y miles de glándulas sudoríparas en nuestros pies», señaló y agregó que, «el calzado o las medias pueden atrapar hongos y bacterias a los que les gusta reproducirse en condiciones húmedas y cálidas».

Pies fríos

Las mujeres suelen tener los pies fríos con más frecuencia que los hombres. Pero que sea más habitual no quiere decir que solo les pase a ellas. Esto se debe  a que los pies  son las extremidades más alejadas del corazón, por eso la sangre tiene más dificultad para llegar a ellos y siempre tienen una temperatura menor al resto del cuerpo. Si además existe algún problema que obstaculiza la correcta circulación sanguínea, la sensación de pies fríos se puede acentuar y provocar también otros síntomas.

Si además de las manos tienes los pies fríos, puedes sufrir el Síndrome de Raynaud, un trastorno de los vasos sanguíneos. Las personas que lo padecen tienen una reacción excesiva al frío y al estrés emocional: los vasos se estrechan momentáneamente y no llega suficiente sangre a estas partes del cuerpo. Cuando esto sucede, la piel de estas zonas se vuelve blanca o azulada, y los dedos se sienten fríos y entumecidos.

pies

Foto Referencial

Pies hinchados

Si los tienes hinchados y doloridos puede que lo haya causado una serie de problemas a los que deberías prestar más atención: «Especialmente si el dolor va en aumento podrían indicar una lesión (aguda o crónica) o ser el resultado de llevar zapatos mal ajustados».

Si te has sometido a una cirugía también puede hacer que los pies se hinchen, a menudo hasta seis meses después. «El edema (hinchazón) puede asociarse con otras afecciones, incluidos problemas cardíacos, enfermedades renales y linfáticas». Si persiste durante varias semanas, acude a tu médico, es muy posible que algo no vaya bien con la circulación de tus arterias.

Verrugas

«Puedes tener algo tan simple como una verruga plantar. Normalmente no molestan mucho, por eso hay que acudir a un especialista», indicó el experto. A veces el virus del papiloma se manifiesta en forma de estas pertuberancias y se necesita un tratamiento específico. Su contagio es muy fácil en vestuarios y piscinas,

Fisuras

Suelen aparecer sobre todo en verano en los talones a causa de la sequedad. Usar sandalias y chanclas para tu comodidad puede tener este efecto secundario. «Hidrátalos bien con cremas que contengan urea», precisó el especilista. «Otras lesiones que las personas pueden notar en sus pies incluyen la psoriasis pustulosa palmoplantar, pequeñas pústulas amarillas que se relacionan más comúnmente con los fumadores», añadió.

Trastornos genéticos como la anemia o enfermedades como la diabetes también pueden ser respuestas a los pies con fisuras, algo que definitivamente el médico de cabecera deber revisar.

pies

Foto Referencial

Lea también: ¡Cuidado! Las uñas de gel podrían causar cáncer de piel

Con Información de: www.elconfidencial.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad