Es frecuente que hasta un 30% de las mujeres presenten congestión nasal durante el embarazo. A esto se le conoce como «rinitis del embarazo o gestacional» y generalmente se manifiesta durante el segundo trimestre del embarazo y empeora conforme este avanza. Si a ello se suma el efecto que en dicha mucosa puede ocasionar una rinitis de tipo alérgico previa, nos encontraremos que en la embarazada alérgica existe una mayor congestión nasal.  En líneas generales, del universo de pacientes embarazadas con rinitis alérgica, 15% de estas rinitis empeoran en el embarazo, 50% permanece igual y 25% mejoran.

 ¿Por qué ocurre o se empeora la congestión nasal durante el embarazo?

Se debe que durante el embarazo (sobre todo al inicio) debido a la acción de la progesterona, la dilatación capilar aumenta y sobreviene ingurgitación de la nasofaringe, laringe, tráquea y bronquios, que repercute en el cambio de voz y dificulta la respiración nasal.

¿Cuáles son los principales síntomas de rinitis?

La rinitis se caracteriza porque produce estornudos en salvas, obstrucción y prurito nasal con hidrorrea (moco claro –hialino).

Congestión nasal durante el embarazo

Foto Referencial

Lea también: Síndrome fatiga crónica, una enfermedad que afecta a más mujeres que hombres

¿Qué hacer con la rinitis durante el embarazo?

Toda embarazada que presenta debut de síntomas riniticos o exacerbación de los mismos, va a precisar de tratamiento. No obstante, existe una reticencia natural de parte de los médicos, pacientes y familiares para utilizar medicamentos en la  embarazada especialmente cuando el embarazo está en sus inicios.

De los medicamentos que solemos utilizar en pacientes alérgicos: antlhistamínicos, descongestionantes, corticoides endonasales, corticoides por vía general, no todos pueden usarse de forma segura en el embarazo; por tal motivo es conveniente conocer parámetros descritos por la FDA (Food and Drug Administration), para la prescripción de medicamentos en pacientes embarazada con rinitis, para ello ha clasificado los medicamentos de acuerdo a las siguientes categorías:

  • Estudios controlados no muestran riesgo
  • No hay evidencia de riesgo en humanos
  • Riesgo no puede ser descartado
  • Evidencia positiva de riesgo
  • Contraindicado en embarazo

Solo los antihistamínicos de primera generación (CLORFENAMINA y TRIPELENAMINA), se encuentran en categoría A, por lo que diversos estudios clínicos revelan que no existe asociación positiva entre el uso de ellos en el embarazo y malformaciones mayores.

Con relación al resto de medicamentos más conocidos, les comento:

Antihistamínicos de segunda generación  la FDA ha clasificado a cetirizina y a loratadina en clase B.  De manera que podemos utilizar cetirizina y loratadina, aunque la recomendación es que idealmente debería ser utilizada después del primer trimestre del embarazo.

Descongestionantes La fenilefrina y la pseudoefedrina han sido catalogadas por la FDA en clase C, de modo que el riesgo en el feto al utilizar este medicamento no puede ser descartado.

Congestión nasal durante el embarazo

Foto Referencial

Esteroides intranasales. Ningún esteroide intranasal ha sido clasificado en clase A.  Los corticoides intranasales han sido catalogados en clase C, pero la budesonida y la beclome-tasona han sido promovidas a clase B. Ambas pueden ser utilizadas sin inconvenientes desde temprana edad del embarazo.

Esteroides orales. Los esteroides orales no deberían utilizarse en la embarazada como tratamiento de primera línea para tratar rinitis del embarazo.

Inmunoterapia.  No está clasificada por la FDA.

Por último no olvidar que no solo se precisa resguardar la seguridad de la madre, sino también la del embrión o feto, por lo que siempre consultar al  especialista antes de tomar una decisión final es lo más oportuno.

Lea también: Salud: ¿Qué es el estrés?

Dra. Mariangel González Medina

Pediatra –Puericultor

Otorrinolaringologo 

Corporación ATIEMPO

Comenta y se parte de nuestra comunidad