Los productos derivados del organismo de las abejas, como la miel, la jalea real e incluso el veneno de estos insectos, han sido utilizados con frecuencia a lo largo de la historia como alimentos, suplementos dietéticos y hasta para fines terapéuticos.

A continuación te presentamos en el siguiente artículo de forma detallada qué es la jalea real, para qué sirve en función de las propiedades y los beneficios que se le atribuyen -si bien, existen opiniones enfrentadas con respecto a estos.

Cómo se obtiene la Jalea Real

La jalea real es una sustancia líquida, de color blanco y aspecto viscoso, segregada exclusivamente por abejas obreras jóvenes, de unos 5 a 14 días de edad. No se trata de la transformación de una materia prima, como es el néctar en el caso de la miel, sino de una sustancia que es secretada por las glándulas hipofaríngeas y mandibulares de las abejas, cuando disponen de polen, agua y miel. Este alimento es particularmente relevante en el caso de las abejas reina. Cuando una colonia necesita una nueva reina, las abejas obreras escogen  varias larvas y las alimentan con grandes cantidades de jalea real, lo cual hace que las larvas se desarrollen como abejas reinas desde un punto de vista morfológico; por ejemplo, gracias a la jalea consiguen tener ovarios funcionales que les permitirán poner huevos.

Jalea Real

Foto Referencial

Lea también: La miel ¿un remedio casero?

Su uso como complemento dietético

En cuanto a los usos que le damos a la jalea real, podemos concebir esta sustancia como un suplemento alimenticio y como un método de la medicina alternativa que se engloba en el concepto más amplio de la apiterapia, esto es, cualquier uso de productos derivados de las abejas con fines terapéuticos o curativos.

La composición de la jalea real es muy variada, dependiendo de varios factores, entre ellos, de la edad de las abejas y de la alimentación que hayan recibido. Es rica en agua (67%), pero también es una excelente fuente de hidratos de carbono y proteínas (11% y 12,5%, respectivamente). Además, aporta pequeñas cantidades de ácidos grasos, vitaminas, minerales, enzimas, aminoácidos, etc. También está compuesta por hidratos de carbono que son mayoritariamente azúcares simples, como la glucosa, fructosa y sacarosa, pero también hay otros, como la maltosa. Las proteínas también representan uno de sus componentes más destacables, sobre todo por su alta calidad.

Igualmente la jalea es una buena fuente de vitaminas del grupo B, tales como la tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina (B3), ácido pantoténico (B5), piridoxina (B6), inositol y ácido fólico, vitaminas implicadas en numerosos procesos metabólicos del organismo. La presencia de vitaminas A, C y D es prácticamente indetectable, y la de vitamina E es muy discutible.

Propiedades de la Jalea Real

Al igual que ocurre con otros productos apícolas, como la miel o el polen, son numerosos los beneficios atribuidos al consumo de jalea real en humanos. Entre los más destacables están los siguientes:

Mejora el rendimiento físico y mental, ayuda a la capacidad de aprendizaje y a la memoria, aumenta la autoestima y provoca sensación de bienestar y euforia

Aumenta las defensas del organismo, estimula la producción de anticuerpos y la proliferación de las células implicadas en los mecanismos de respuesta inmune del organismo.

Regulariza los trastornos digestivos, refuerza el peristaltismo estomacal e intestinal.

Ayuda a normalizar los niveles de colesterol y triglicéridos en el organismo, por lo que se aconseja en casos de arteriosclerosis. Estudios científicos han demostrado que el consumo de jalea real de 50 a 100 mg/día disminuye los niveles de colesterol en sangre en un 14% y de lípidos totales en un 10%.

Su acción vasodilatadora, mejora el estado de salud de las personas afectadas por trastornos cardíacos.

Normaliza los niveles altos de glucosa en sangre, a pesar de su alto contenido en azúcares.

Aumenta la hemoglobina y favorece la proliferación de glóbulos rojos por su contenido en ácido fólico y niacina, por lo que es recomendada en ciertos tipos de anemias.

Jalea Real

Foto Referencial

Posee una acción antiséptica y bacteriostática, por lo que se utiliza en la prevención de procesos gripales. Estudios in vitro han confirmado que el ácido 10-hidroxidecanoico de la jalea real tiene una actividad antibiótica, fungicida y antiviral frente a los gérmenes patógenos más frecuentes, como Streptococcus, Escherichia coli y Staphylococcus.

Retarda los signos de envejecimiento prematuro en la piel. Renueva las células epiteliales de la epidermis, suaviza y afina la piel.

Ayuda a recuperar el peso y el apetito en personas anoréxicas o inapetentes en estados post-operatorios, que además tienen sus defensas inmunitarias disminuidas.

Por todas estas propiedades, cabe pensar que la inclusión en la dieta de este producto ofrece numerosas ventajas nutritivas, incluso curativas de ciertas carencias nutricionales, así como también coadyuvante en la prevención y tratamiento de ciertas dolencias, aunque se mantienen abiertas las correspondientes líneas de investigación al respecto.

Dosis recomendada 

Para un adulto, la dosis diaria recomendada es de aproximadamente medio gramo, nunca se deben sobrepasar los 1000 mg/día. Generalmente se aconseja hacer tratamientos de 2 meses y un intervalo de descanso de 2 a 3 meses, tras el cual se valora la posibilidad de reiniciar el tratamiento. Para los niños, la dosis es normalmente entre el 30 y el 50 por ciento de la dosis del adulto.

Lea tambien: Alga espirulina, el súper alimento de los astronautas

Con Información de ViviendoLaSalud. com

Comenta y se parte de nuestra comunidad