La dieta cetogénica debe su nombre al término acuñado por Russell M. Wilder en 1921; según indica Wikipedia “alude a una intervención terapéutica cuyo objetivo es generar una situación de cetosis similar a la del ayuno. Tal situación se logra bien por un aporte insuficiente de alimentos o bien por una restricción de alimentos ricos en glúcidos”.

Actualmente, este método está muy de moda para adelgazar y también se le conoce como dieta keto. Entre sus principales beneficios destacan el ayudar a controlar los niveles de colesterol, triglicéridos y niveles de glucosa; también  es antioxidante, previene el envejecimiento prematuro y es antiinflamatoria; ayuda a quemar grasa, a controlar el apetito y a mejorar el estado de ánimo. Otros beneficios que brinda abarcan el rendimiento físico, el aumento de la masa muscular y la definición del tono muscular.

La dieta keto consiste en el escaso aporte de carbohidratos, lo que hace que el organismo queme grasa para obtener energía. Entra así a un estado de cetosis, es decir, que el organismo comienza a usar  la grasa acumulada en el organismo o la que aportes con la dieta como fuente de energía. Esto produce una pérdida de peso rápida y saludable. Los especialistas recomiendan hacer esta dieta por un mes. Es importante siempre tomar en cuenta que cualquier tipo de dieta que inicies debe hacerse bajo vigilancia médica, en este caso para llevar un control del estado de cetosis.

dieta keto

Foto Referencial

Lea también: Dónde crees que comienza la verdadera belleza

Para que tengas una idea de cómo va esta dieta,  te enumeramos algunos de los alimentos que no debes consumir.

  1. Pan, cereales, bollería, pasta.
  2. Arroz, tubérculos, harinas refinadas.
  3. Legumbres y grasas saturadas.
  4. Azúcar, refrescos y otras bebidas azucaradas.

Según se indica, estar en cetosis disminuye el hambre, ya que este tipo de dieta te ayuda a  calcular los micronutrientes y a establecer un menú saludable y sabroso, de acuerdo con tus hábitos y gustos. Además, te permite revisar y ajustar  tus comidas durante los primeros treinta días, enfocándote en tu salud y no en el peso, y te permite observar el proceso y apreciar el resultado.

Imagina hacer una dieta que te permita bajar de peso, mejorar tus hábitos alimenticios, borrando la ansiedad de tu vida y mejorando la digestión. Esto solo se traduce en una vida más sana y armoniosa. Está comprobado que si modificas tus hábitos alimenticios, bebes más agua y haces ejercicios, alejas de tu vida enfermedades, previenes el envejecimiento prematuro y ganas en salud y bienestar. Si quieres probar este método u otro, no olvides siempre que debes consultar al médico.

Lea también: Cómo retomar las clases de yoga

Inspirulina-

Foto Referencial

Comenta y se parte de nuestra comunidad