Si tienes dificultad para respirar, exceso de mucosidad, mucha tos o te falta el aliento, puedes estar padeciendo de la enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica mejor conocida como (EPOC). Esta patología es considerada como un trastorno de los pulmones que obstruye el flujo de aire. Causada por la exposición a largo plazo a gases o partículas irritantes, en la mayoría de los casos del humo de cigarrillo. Las personas con EPOC tienen mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón y una variedad de otras afecciones.

Lea también: Video muestra efectos nocivos del tabaco para los pulmones

Síntomas comunes de la EPOC

Los síntomas de la EPOC no suelen aparecer hasta cuando ya se ha producido un daño significativo y, por lo general, empeoran con el tiempo, particularmente si el paciente sigue expuesto al humo del tabaco. Los pacientes con bronquitis crónica presentan una tos diaria y producción de mucosidad, como síntoma principal durante al menos tres meses al año en dos años consecutivos.

Otros signos de la EPOC pueden ser los siguientes:

  • Dificultad para respirar, sobre todo durante la actividad física
  • Silbido al respirar
  • Presión en el pecho
  • Tener que aclararse la garganta temprano a la mañana, debido al exceso de mucosidad en los pulmones
EPOC

Foto Referencial

  • Una tos crónica que puede producir mucosidad (esputo), la cual puede ser transparente, blanca, amarilla o verdosa
  • Color azul en los labios
  • Infecciones respiratorias frecuentes
  • Falta de energía
  • Pérdida de peso involuntaria (en los estadios más avanzados)
  • Hinchazón en los tobillos, los pies o las piernas

También es probable que las personas con EPOC tengan episodios llamados reagudizaciones, durante los cuales los síntomas empeoran más que la variación habitual diaria y duran al menos varios días.

La doctora Reina Méndez, neumólogo, asegura que en la gran mayoría de los casos, el daño pulmonar que provoca EPOC se debe a fumar durante un largo plazo. Sin embargo, probablemente también haya otros factores que juegan un papel en la aparición de la EPOC, tales como una susceptibilidad genética a la enfermedad, porque solo alrededor del 20 al 30 por ciento de los fumadores podría presentar EPOC.

Otros irritantes pueden causar EPOC, incluidos el humo de cigarro, el humo de segunda mano, el humo de pipa, la contaminación ambiental y la exposición en el lugar de trabajo al polvo, el humo o los vapores.

¿Cómo tratar la enfermedad?

La especialista asegura que mediante una evaluación médica la mayoría de las personas con la enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica pueden lograr controlar los síntomas y la calidad de vida, además de reducir el riesgo de otras afecciones relacionadas. El tratamiento puede incluir el uso de broncodilatadores y antiinflamatorios inhalados así como otros medicamentos para disminuir los riesgos.

A diferencia de otras enfermedades, la EPOC tiene una causa clara y un modo claro de prevención. La mayoría de los casos están directamente relacionados con el tabaquismo, y la mejor manera de prevenir la EPOC es no fumar o dejar de fumar ahora mismo.

EPOC

Foto Referencial

Si has sido fumador durante mucho tiempo, quizá estas afirmaciones simples no te parezcan tan simples, sobre todo si has intentado dejar una vez, dos veces o muchas veces. Sin embargo, debes seguir intentando dejarlo. Es de suma importancia encontrar un programa para dejar de fumar que pueda ayudar a dejar el hábito para siempre. Es tu mejor oportunidad para prevenir el daño a tus pulmones.

La exposición que generan ciertos trabajos a vapores y polvo de sustancias químicas es otro factor de riesgo para la EPOC. Si trabajas con este tipo de irritantes pulmonares, habla con tu supervisor sobre las mejores maneras de protegerte, por ejemplo, usar un equipo de protección respiratoria.

Lea también: Asma: Qué factores contribuyen a su desarrollo

Comenta y se parte de nuestra comunidad