La cognición es un término colectivo utilizado para un rango amplio de funciones cerebrales normales que incluyen memoria, percepción, lenguaje y razonamiento.

Algún grado de alteración en una o más funciones cognitivas (particularmente memoria) es común, más no universal en la tercera edad. Para una minoría de las personas mayores la alteración se vuelve severa, progresiva y se describe como demencia.

Se ha evidenciado, que existen personas con trastornos de la memoria discretos y que no interfieren en sus funciones diarias, pero que, aun así, los síntomas no guardan proporción con la edad y educación del individuo. Suele ser difícil diferenciar este problema menos grave, que sin duda proviene del proceso normal de envejecimiento y no de la demencia, este cuadro recibe el nombre de deterioro cognitivo leve.

Diabetes y trastorno cognitivo

Foto Referencial

Mecanismos de producción

Los mecanismos por los cuales la diabetes se relaciona con demencia no están claros, sin embargo se han propuesto tanto la hiperglicemia como la hipoglicemia como uno de los mecanismos principales, mediante el cual, las alteraciones cognitivas estarían dadas por los cambios en la glucosa sérica que pueden alterar el flujo cerebral regional y causar cambios osmóticos neuronales.

Lea también: Síndrome fatiga crónica, una enfermedad que afecta a más mujeres que hombres

¿Cómo se puede reconocer?

La Asociación Americana de Psiquiatría plantea criterios muy precisos pero en general, señala que debe existir un declive cognitivo moderado comparado con el nivel previo de rendimiento en atención compleja, función ejecutiva, aprendizaje y memoria, lenguaje, habilidad perceptual motora o cognición social, estas se reconocen basadas en:

  1. La preocupación en el propio individuo, en un familiar o persona que le conoce o en el médico, porque ha habido un declive significativo en una función cognitiva, y
  2. Un deterioro moderado del rendimiento cognitivo, preferentemente documentado por un test neuropsicológico estandarizado o, en su defecto, por otra evaluación clínica cuantitativa.

Son entonces comunes, la distracción frecuente, desconcentración, falta de atención o leve trastorno en la memoria inmediata, entre otros. Es importante señalar que los déficits cognitivos no interfieren en la capacidad de independencia en las actividades cotidianas, pero necesita hacer un mayor esfuerzo, o recurrir a estrategias de compensación o de adaptación para llevarlas a cabo.

diabetes

Foto referencial

La medición de la función cognitiva requiere pruebas confiables y validadas que evalúen memoria, razonamiento lenguaje, tomando en cuenta la inteligencia y educación previas, y deben ser llevadas a cabo por un especialista para la determinación temprana de la presencia de algún trastorno, y aunque en la actualidad la relación directa del descontrol de la diabetes con el origen del trastorno no está cien por ciento comprobada, es cierto que estudios han demostrado que una mejoría en el control glicémico está asociado a menor riesgo del desarrollo de trastornos cognitivos, por estas razones se hace de vital importancia la prevención mediante un control adecuado de los niveles de glicemia en el individuo.

Lea también: LADA: Una Diabetes que se debe pensar

Dra. María Victoria Marcano Rojas

Especialista en Medicina Interna

Corporación ATIEMPO

Comenta y se parte de nuestra comunidad