Cada día más personas consumen  Stevia  por ser un edulcorante natural y sustituto del azúcar, generalmente se usa para endulzar la leche, infusiones  calientes o en recetas de repostería. Esta planta originaria de Paraguay es treinta veces más dulce que el azúcar comercial, apenas cuenta con calorías, ahorra una gran cantidad de carbohidratos y es adecuado para diabéticos. Su única desventaja es que una sobredosis puede recordar en sabor al regaliz.

Además ha sido conocida por los pueblos indígenas de América del Sur por sus propiedades medicinales, en concreto para la hipertensión, la acidez estomacal o la obesidad. La Stevia tiene muchas propiedades médicamente útiles que se han contrastado en estudios científicos o clínicos. Actualmente, se establece que la Stevia es antioxidante, antibacteriana, antifúngica y anti-inflamatoria.

Respecto a las propiedades antibacterianas de la Stevia se ha determinado en experimentos de laboratorio que la hierba puede inhibir los estafilococos y las llamadas bacterias coliformes.   También se usa como hierba medicinal para fines dentales, especialmente para dolencias tales como sangrado de encías, gingivitis o caries.

De hecho, algunos fabricantes ya ofrecen pastas dentales y otros productos de cuidado dental basados ​​en la Stevia, una planta que se comercializa en polvo, líquida o en cápsulas, entre otras fórmulas. Para evitar engaños comerciales, es importante fijarse en la etiqueta: si contiene aditivos o ingredientes artificiales estamos ante una Stevia química, por lo que no aportará beneficios a la salud. La Stevia debe de ser natural para disfrutar de las propiedades de la “hierba dulce” del Paraguay.

edulcorante casero

Foto Referencial

Lea también: Consumo de edulcorantes artificiales puede ocasionar enfermedades crónicas

A continuación te presentamos una receta para que prepares un edulcorante casero fácil y con pocos ingredientes.

Ingredientes 

  • 2 tazas de Stevia fresca o una taza de stevia deshidratada
  • 1 taza y media de vodka
  • Un envase mediano con taza

Cómo preparar el edulcorante casero 

Se cortan cuidadosamente las hojas de stevia previamente lavadas y secadas con papel absorbente, trate de no triturarlas porque podrían desprender un sabor amargo, colóquelas en el envase y agrega la taza de vodka, se tapan para posteriormente guardar el envase en un lugar freso durante 24 o 36 horas. Transcurrido ese tiempo se cuela y se calienta a fuego lento en una olla por 20 o 30 minutos hasta obtener un líquido espeso tipo jarabe.

Recuerdo no dejar macerando las horas por más de  36 horas porque la planta puede soltar un sabor amargo, así como tampoco debe hervir por mucho tiempo, cuando ya esté listo viértalo en un envase de vidrio y guárdelo en la nevera y cuando desee endulzar algo con dos o tres gotas es suficiente.

edulcorante casero

Foto Referencial

Lea también: Aprende a preparar unos deliciosos muffins de zanahoria (+ video)

Comenta y se parte de nuestra comunidad