Vivir en prosperidad, tener una pareja o una vida saludable son deseos muy comunes que escuchamos alguna vez. Pero ¿Por qué es tan poderoso “ver” lo que queremos para nuestra vida? ¿Cómo podemos alcanzar nuestros anhelos? En esta nota revelamos las claves de un camino que promete el bienestar.

En los últimos años han surgido varias propuestas orientadas al trabajo de la visualización. Muchos autores aseguran que en una técnica utilizada para reducir el estrés, lograr objetivos de vida y hasta para meditar, entre otras alternativas.

Ahora bien, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de visualizar? Podemos decir que es crear y ver una imagen o una secuencia de hechos a través de la mente. Por medio de su actividad cerebral la persona empieza a proyectar un estado físico o emocional, una situación, un deseo, un plan, una intención que quiere en su vida.

Esta es una manera de entrenar la mente y direccionarla por medio de la escucha interior de nuestros pensamientos y anhelos. Requiere concentración, tranquilidad, imaginación y práctica. Es posible que, en una primera visualización, las imágenes no surjan tan rápidamente, que cueste encontrar la vía de conexión interior y que haya trabas que vienen desde el afuera para poder visualizar con claridad. En estos casos, el ejercicio de esta práctica constante será la solución a la desconcentración y a la falta de retratos mentales.

El Coach y Motivador Eduardo de Abreu, explica que la visualización provoca resultados que pueden percibirse en la realidad. Ya sea con objetivos cercanos o lejanos, grandes o pequeños: la técnica es un canal para lograrlos y, en definitiva, acercar a la persona al bienestar.

De este modo, podemos direccionar nuestras vidas hacia el lugar deseado, favoreciendo los cambios necesarios para que esto se produzca y, por consiguiente, mejorando nuestra calidad de vida.

Es por ello que la visualización es una actividad creativa, que se potencia con nuestro propio vuelo y cada ser humano, visualiza de forma diferente aunque sea una misma situación.

visualización

Foto Referencial

Las personas que practican la visualización tienen una actitud activa con respecto a su vida y van en busca de desafíos. No esperan que el mundo les provea lo que quieren, sino que son protagonistas de su futuro y comienzan preguntándose qué es lo que desean para imaginarlo y luego concretarlo en el día a día.
Y cuando vivimos una situación alegre -o cuando la imaginamos-, nuestro cuerpo genera ciertas sustancias químicas, que nos traen el bienestar físico, por lo que podemos concluir que el beneficio de la visualización y la imaginación es mental y físico.

Lea también: Maximízate o la valentía de ser tú

Ver para obtener

¿Cuándo estamos visualizando para generar resultados efectivos? Para visualizar debemos tener claros ciertos pasos para conseguir el objetivo deseado.
En primer lugar, es preciso que las imágenes sean lo más exactas posibles, con detalles, colores, formas, olores. Si esto es demasiado complejo al iniciar las visualizaciones, es posible tomar imágenes de revistas, fotos de lugares u objetos y “traspasarlos” a la mente de forma precisa y minuciosa. Una vez que lo logres, piensa cómo eso puede llegar a tu vida de manera concreta; cuáles son las vías por las cuales podrías obtener tus anhelos.

Además, es conveniente que repitas la visualización con frecuencia y, de ser posible, a diario, en un espacio de calma que favorezca la atención de tu mente, aunque sea por unos minutos.

Es fundamental que tu visualización te incluya como parte de la escena. Es decir que si estás creando imágenes mentales de un nuevo departamento, te veas desayunando en tu nuevo hogar, volviendo del trabajo para disfrutar de ese espacio, cenando allí con amigos y disfrutando de tu vivienda.

Por otra parte, la creencia de que lo que estás visualizando se concretará en la realidad es un factor clave. Es esencial que cada uno esté convencido de los beneficios de este procedimiento y de los resultados que obtendrá con su práctica.

Asimismo, es esencial que la visualización presente no solo las imágenes de lo que deseas, sino que también se enfoque en las sensaciones. Esta es la manera de invocar lo que se proyecta y es una forma de sentir que lo que anhelas ya está sucediendo. Tener hoy las emociones de lo que planeas para el futuro hace que las circunstancias se pongan en marcha para que obtengas lo que visualizas en tu mente.

visualización

Foto Referencial

La visualización es tan importante para modificar nuestras vidas porque cambia tu actitud negativa por una positiva, genera pensamientos efectivos en el momento presente, te transporta mentalmente al lugar en el que quieres estar en tu vida, rompe con las trabas exteriores de lo imposible, te proyecta hacia lo posible y se puede utilizar para cualquier aspecto de nuestras vidas: salud, dinero, amor, etc.

Lea también: Cuando hay heridas que sanar

Comenta y se parte de nuestra comunidad