Epistaxis se refiere a cualquier proceso hemorrágico que tenga su origen en las fosas nasales. Es un motivo de consulta frecuente, que si bien no suele ser grave, puede llegar a ser muy preocupante, especialmente si se trata de un paciente pediátrico.

¿Dónde se origina el sangrado?

Las fosas nasales tienen una rica vascularización. Su irrigación proviene de 2 ramas arteriales importantes de alto flujo que confluyen en  la parte más anterior del tabique, en una zona llamada área de Kiesselbach y en ella se originan alrededor del 90% de los sangrados.

Lea también: El lado oscuro de las redes sociales y la maternidad

¿Cuáles son las causas de epistaxis?

Existen factores precipitantes como son los ambientes secos y el uso crónico de vasoconstrictores (descongestionantes) tópicos, conocidos como Afrin, Nafazolina, Nasin, entre otros.

Causas locales

  1. Exacerbaciones de rinitis alérgica
  2. Procesos infeciosos-inflamatorios nasales: rinosinusitis, enfermedades granulomatosas como la tuberculosis, la granulomatosis de Wegener,  sífilis, etc
  3. Anomalías del tabique nasal: desviaciones o perforaciones del tabique nasal
  4. Tumores benignos o malignos de las fosas y senos paranasales.
  5. Cuerpos extraños intranasales
  6. Traumas nasales-faciales: accidentales o quirúrgicos
  7. Rinitis seca y atrófica
Epistaxis

Foto Referencial

Causas sistémicas

  1. Discrasias sanguíneas: coagulopatías congénitas (hemofilias) o adquiridas por el uso de anticoagulantes o antiagregantes
  2. Enfermedades vasculotensionales: hipertensión arterial, vasculopatía diabética
  3. Anomalías vasculares: Enfermedad de Rendu-Osler-Weber, malformaciones arterio-venosas.
  4. Hormonal: durante la pubertad y el embarazo se produce un aumento de la vascularización de la mucosa nasal.

¿Qué hacer frente a una epistaxis?

  • Ante un episodio de epistaxis el paciente debe intentar mantener la calma, recordando que los sangrados nasales suelen ser autolimiados y que tienen su origen en las propias fosas nasales.
  • Debe mantener una postura neutral de la cabeza, evitando llevarla hacia atrás para evitar la deglución y/o aspiración de la sangre.
  • Debe presionara modo de pinza las narinas por mínimo 15 minutos.
  • Puede introducir algodón o gasa mientras ejerce la presión o bien impregnar el algodón con agua oxigenada antes de introducirlo en la nariz para lograr un doble efecto hemostático.
  • Para prevenir las epistaxis se recomienda hidratar las fosas nasales con pomada nasal o vaselina neutra, así mismo se desaconseja la manipulación digital de las fosas nasales para su limpieza, siendo mejor los lavados con suero fisiológico o agua de mar o solución fisiológica.

 ¿Cuándo consultar por Epistaxis?

  • Si a pesar de las medidas de control inmediato descritas persiste un sangrado activo lo mejor será solicitar ayuda profesional.
  • Si los episodios de epistaxis aún siendo autolimitados son recurrentes.
Epistaxis

Foto Referencial

 ¿Cuál es el tratamiento para controlar un sangrado nasal activo?

El tratamiento dependerá de la etiología, la localización y de la severidad del sangrado. En los sangrados menores suele ser suficiente con realizar presión sobre la fosa nasal afecta  por unos 15-20 minutos. Si se trata de un sangrado de mayor severidad se puede tratar con taponamiento nasal. Otro método altamente eficaz es la cauterización química con nitrato de plata.

Tratamiento quirúrgico. Bajo anestesia general o sedación y con visión endoscópica: electrocoagulación  con pinza monopolar o bipolar, la  ligadura arterial,  y menos frecuente  la fotocoagulación con láser.

Lea también: ¿Qué es la astenia y cómo tratarla?

Dra. Mariangel González Medina

Pediatra

Otorrinolaringóloga

Corporación ATIEMPO

Comenta y se parte de nuestra comunidad