Las selfies con filtro y el uso de las redes social pueden producir que las personas pierdan el contacto con la realidad y creen expectativas de que se debe estar siempre perfectamente arreglados.

Una reciente investigación del Boston Medical Center (BMC) alertó sobre la aparición en las consultas de un nuevo fenómeno, denominado dismorfia snapchat’, un tipo de trastorno basado en el deseo de muchas personas de parecerse a sus selfies con filtro. Las personas que padecen este trastorno pueden pasar horas obsesionadas con defectos menores o inexistentes en su apariencia.

El estudio señaló que sólo durante el año 2013, la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (ISAPS) publicó estadísticas sobre el incremento de procedimientos estéticos alrededor de todo el mundo y encontraron que cerca de 23 millones de procedimientos estéticos fueron realizados De acuerdo con ISAPS, los países con mayor cantidad de cirugías estéticas son: Estados Unidos, Brasil, México, Alemania y España.

Se conoció que las principales intervenciones estéticas que se realizan son, aumento mamario, liposucción, blefaroplastia, lipoescultura y rinoplastia

Aunado a esto los especialistas indicaron que no solo ha aumentado la demanda de cirugías estéticas sino también  las consultas dermatológicas con el fin de cambiar su aspecto físico, el trastorno afecta  cerca del 2% de la población especialmente a las adolescentes. Los procedimientos dermatológicos más comunes son toxina botulínica, rellenos reabsorbibles, eliminación capilar láser, peeling, así como el rejuvenecimiento facial no invasivo.

Selfie

Foto Referencial

Por su parte otro estudio reseñado en JAMA Facial Plastic Surgery explica que la cirugía no es la opción lo más idóneo ni factible para tratar el trastorno por qué lejos de lograr mejoría, aumenta el trastorno.

Hasta hace poco, solo las modelos y las celebridades podían tomarse fotos impecables. Sin embargo, debido al acceso a las aplicaciones de edición, los estándares de belleza aparentemente inalcanzables ahora inundan las redes sociales a diario y las personas “perfectas en las fotos son tus amigos, compañeros de clase y familiares, según refiere el artículo de JAMA.

Lea también: Dónde crees que comienza la verdadera belleza

El selfies, la obsesión por lucir perfecta

La tendencia alarmante ya que estos filtros aplicados a las selfies, a menudo presentan una apariencia inalcanzable lo que divide a la realidad de la fantasía. Snapchat, por ejemplo, cuenta con más de 20 filtros que los usuarios pueden alternar simplemente deslizando las pantallas de sus teléfonos. Además de agregar coronas de flores u orejas de cachorro, los filtros pueden darle a la persona pecas, pestañas más largas, ojos más anchos y una piel perfecta, entre otras drásticas transformaciones. Facebook, Instagram y Twitter también permiten a las personas editar sus fotos en la aplicación antes de subirlas.

Algunas más sofisticadas como Facetune, tienen la capacidad de blanquear la dentadura, reducir el tamaño de los pómulos o reducir el tamaño de la cintura. Estas aplicaciones pueden crear la fantasía de que una transformación es posible y que el camino para lograrla es sencilla. Con esa idea en la mente, llegan a los consultorios exigiendo a los especialistas que los cambios ocurran en una semana.

La alerta que advierten los cirujanos plásticos es sin duda, sobre el mal o excesivo uso que se les está dando a las redes sociales. “Las selfies filtradas pueden tener efectos nocivos en adolescentes o aquellos con un desorden dismórfico del cuerpo porque estos grupos puede internalizar más severamente este estándar de belleza.

Selfie

Foto ReferencialFoto Refer

Es importante que se entiendan las implicaciones de las redes sociales en la imagen corporal y la autoestima para no caer en este trastorno.

Lea también: Según estudio son 4 los tipos de personalidad ¿Cuál es el tuyo?

Con información de: sumedico.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad