A todos nos ha pasado. De repente estamos en un espacio público, alguien se nos acerca y sorpresa… esa persona tiene un olor corporal muy fuerte y hasta a veces desagradable. Aunque esa situación es “común” que ocurra, pero ¿qué pasa con las personas que en ese momento sienten ansiedad y tienen que moverse enseguida del lugar? Si te parece familiar el escenario es posible que estés sufriendo un tipo de trastorno llamado: bromidrosifobia, y aquí te hablaremos de él.

¿Qué es la bromidrosifobia?

En el diccionario de fobia se encontró que la bromidrosifobia es el miedo al olor corporal, al sudor ajeno e incluso al propio. Es importante saber distinguir el rechazo natural que se produce por los olores corporales ajenos y del propio. Por ejemplo: si hemos sudado y el olor se siente  o no, es decir, para que  sea una fobia tienen que darse una serie de características.

Esta fobia al olor corporal tiene que contar con un componente de miedo irracional y desmedido, con unos pensamientos distorsionados en los que ese estímulo (el olor corporal) se considera algo peligroso y con un aumento de la ansiedad tan evidente como para necesitar una conducta evitativa.

olor corporal

Foto Referencial

Lea también: ¿Las fobias son trastornos de salud emocional?

Síntomas de la bromidrosifobia

Con la bromidrosifobia se experimentan todos los síntomas de la ansiedad, entre ellos: Taquicardia, sensación de asfixia, miedo, dolor de cabeza, mareos y puede llegar incluso al ataque de pánico si no puedes evitar el estímulo o la situación.

Con esta fobia al olor corporal se desarrollan otro tipo de síntomas psíquicos y también consecuencias. Si le tienes miedo es a tu propio olor corporal, las conductas para evitarlo se acercarán al trastorno obsesivo compulsivo, la autoestima baja será la característica más presente y lo más seguro es que acabes con riesgo de aislamiento social.

¿Cuál es la causa?

Pero, ¿cómo se desarrolla una fobia de este tipo si el sudor o el mal olor corporal es natural por qué que se produce ese rechazo?, no es difícil imaginar una situación de un trastorno de ansiedad en la que ese y otros rechazos se convierten directamente en miedo y temor.

Aunque generalmente las fobias encuentran su origen en una experiencia traumática. Si en la infancia pasaste un momento desagradable con una enorme carga emocional y aún puedes recordar que el elemento más intenso era un mal olor corporal, es posible que con el tiempo se desarrolle la bromidrosifobia.

olor corporal

Foto ReferencialFoto

¿Existe tratamiento?

Como todas las fobias, la bromidrosifobia es limitante. Puede parecer que esta fobia se puede sobrellevar sin grandes dificultades, pero una fobia hay que tratarla cuanto antes porque suele generar otras fobias.

La terapia psicológica se hace inevitable para poder superar la bromidrosifobia y gestionar todas las emociones que produce. También es necesario transformar el pensamiento distorsionado para modificar más tarde la conducta. Y en todo momento, las técnicas de relajación deben estar presente para reducir el grado de ansiedad que todas las fobias presentan.

Lea también: ¿Sudoración o taquicardia? Alejas tus miedos con estos consejos

Con información: www.diariofemenino.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad