Utilizada en galletas, papillas, bebidas, pan  y otras recetas la avena es uno de cereales más usados en la alimentación. Nutricionalmente aporta aminoácidos e hidratos de carbono, fibra soluble e insoluble siendo estos de lenta absorción. Además es baja en grasas y aporta omega-6 y omega-3,  sus múltiples vitaminas hacen de este cereal un súper alimento, contiene vitaminas del grupo B incluyendo el ácido fólico y vitamina E, además de hierro, zinc, fósforo, potasio y algo de calcio.

Lea también: Receta para preparar unas deliciosas panquecas de avena (+video)

Beneficios de la Avena

Independientemente de que la consumamos cruda o cocida, las propiedades nutritivas de la avena  son muchas: aproximadamente 300 calorías por porción pueden mejorar tu calidad de vida. Entro los beneficios que aporta están los siguientes:

Mejora la digestión  se recomienda a personas con estreñimiento debido a su alto contendió en fibra soluble, que facilita el tránsito intestinal. La avena, ayuda a digerir los alimentos y regula nuestro sistema digestivo llegando incluso a mejorarlo.

Prevención de enfermedades cardiovasculares: tiene gran cantidad de componentes que actúan regulando los niveles de colesterol y tensión arterial. La fibra arrastra colesterol que tomamos en la dieta impidiendo su absorción y arrastra también sales biliares que intervienen en la digestión y que también contienen colesterol endógeno.

Avena

Foto Referencial

Depurativo de la vesícula biliar: al arrastrar sales biliares de la digestión y favorecer su eliminación por las heces, limpia la vesícula biliar evitando acúmulos que puedan precipitar y generar piedras biliares y cólicos. Muy recomendable en personas sin vesícula.

Nerviosismo e hiperactividad: La avena posee efecto tranquilizante y sedante siendo ideal para dietas de niños y adultos.

Resfriados e infecciones del aparato respiratorio: por la capacidad de calmar las mucosas es recomendable beber infusiones de granos de avena por su efecto antitusígeno y expectorante.

Diabetes: Su alto contenido en fibra y su aporte de hidratos de carbono de absorción lenta (bajo índice glucémico) lo hace ideal para controlar los niveles de glucosa en sangre en los diabéticos.

Anemia: Su aporte en hierro hace que ayude a la recuperación de las anemias. Sería importante en este caso no consumir el salvado de avena ya que contiene muchos fitatos que reducen la absorción del hierro.

Reconstituyente: Por su contenido en vitaminas del grupo B, minerales como fósforo, hierro y zinc, la avenina y el aporte energético de liberación lenta, es un alimento muy apropiado en estados de decaimiento, estrés y fatiga física y mental.

Regulador sistema inmune: Su contenido en zinc y su efecto prebiótico hace que se refuerce el sistema inmune.

Ideal para el cuidado de la piel

Las propiedades de la avena no solo se aprovechan al ingerirla. También podemos usarla para nuestra rutina estética. Por ejemplo, si la mezclamos con una crema hidratante  podemos convertirla en un exfoliante para el rostro, debido a que la avena absorbe toda la suciedad y residuos que se acumulan en los poros, manteniendo balanceado de forma natural el pH de la piel. También, los aceites que contiene la avena son muy recomendables para evitar la deshidratación de la piel Se utiliza en la medicina cosmética natural en casos de Psoriasis, eczemas, atopías, urticarias, sarna, quemaduras solares, acné… Hay diferente formas de tratar estas afecciones ya que tiene propiedades antiinflamatorias y calmantes sobre la piel.

avena

Foto referencial

Lea también: Infusiones y avena contra la ansiedad

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad