El hombro es una de la articulación con el que realizamos múltiples movimientos. La hinchazón, el daño o los cambios óseos alrededor del manguito rotador pueden ocasionar dolor en el mismo. Por lo que se puede experimentar dolor al levantar el brazo por encima de la cabeza o al moverlo hacia adelante o detrás de la espalda.

El doctor Gustavo Matheus especialista en cirugía de hombro, aseguró que según estudios después de los 30 años el 80% de la población puede presentar alguna lesión en el hombro especialmente en el manguito rotador y nada más el 20% puede presentar algún síntoma.

Expresó que después de las tres semanas que el paciente sienta un dolor en el hombro debe acudir al médico debido a que puede tener una lesión importante, solo 20% de los pacientes que acuden a su consulta con lesiones deben ser intervenidos quirúrgicamente, el otro 80% puede ser ayudado mediante ejercicios de rehabilitación y fisioterapias.

El especialista Matheus explicó que cualquier desagarre o daño en el tejido del hombro puede ser solventado mediante una operación que se llama artroscopia, la cual consiste en utilizar una pequeña cámara llamada artroscopio para examinar los tejidos dentro o alrededor de la articulación del hombro. El artroscopio se inserta a través de un pequeño corte (incisión) en la piel.

operación de hombros

Foto Referencial

Lea también: Déficit de implantes ortopédicos y de traumatología que enfrenta el país

Cómo se realiza una operación de hombros

La artroscopia de hombro se realiza en quirófano, en posición semisentada o de lado, con un dispositivo de tracción-sujeción del brazo a intervenir. La anestesia se coloca a nivel del plexo braquial (anestesiar los nervios que van al brazo) y una sedación, con lo que se consigue un postoperatorio mucho más confortable y con menos dolor que en la cirugía convencional del hombro. La duración de la intervención varía entre 30 y 90 minutos según la patología a tratar. El especialista debe con frecuencia, utilizar remaches pequeños (llamados anclaje con suturas) para ayudar a fijar el tendón al hueso. Los anclajes se pueden hacer de metal o plástico y no es necesario retirarlos después de la cirugía. Se limpia el tejido dañado o inflamado en la zona por encima de la articulación del hombro.

Beneficios de la intervención

Esta técnica, se ha convertido en el estándar de tratamiento de la patología del hombro y permite acceder a estructuras profundas y de difícil acceso del hombro, con una visión completa y desde el interior. A través de esta técnica se consigue tratar problemas del hombro que aparecen en pacientes que generalmente presentan dolor alrededor de hombro o limitación a la movilidad del mismo, que no han conseguido mejorar tras tratamiento médico y fisioterápico, y que hasta ahora requerían intervenciones quirúrgicas mucho más complejas y con periodos de recuperación más largos.

operación de hombros

Foto Referencial

Lea también: Lo último y novedoso en las cirugías de articulaciones

Comenta y se parte de nuestra comunidad