Siempre hemos escuchado hablar sobre la paz, la sabiduría y armonía que la fisiología hindú brinda a través de sus lecciones de vida. Para muchos, y sin importar la región, esta filosofía es una especie de luz guía, ya que nos muestra el lado realista de las cosas para así aprender a sobrellevar cualquier situación que se nos presente a lo largo de la vida.

La filosofia hindú se centra en tener una visión de perspectiva, instuituva e inmediata de la realidad, donde el resto por todos los seres y por la naturaleza es la base para una vida feliz y plena.

Vyacheslav Ruzov, investigador y especialista en cultura oriental, realizó un estudio sobre la materia y encontró que los hindús conciben la vida a través de las enseñanzas de los hombres sabios de la India. Gracias a esa conclusión, Ruzov obtuvo importantes consejos para así cumplir con su misión y metas de vida.

Pero como también queremos que tú logres alcanzar todos tus propósitos de vida, te dejamos algunos de los más sabios consejos de esta cultura. ¡Toma nota y ponlos en práctica!

filosofía hindú

Foto Referencial

Lea también: Redescrubre tu esencia con el Yoga

Consejos de la filosofía hindú

Planes a futuro

Evita hablar de lo que harás próximamente hasta que sea un hecho. A veces resulta difícil quedarnos callados sobre algo que pasará y contamos con lujo de detalle lo que haremos para llegar a eso, sin embargo, el futuro es tan incierto que, al revelar este ‘secreto’, puede estropearse o alguien puede estropearlo, pues siempre hay alguien que creerá que no lo lograrás.

El origen de tu caridad

No alardees sobre tus buenas acciones o pasarás a ser un arrogante, pues lo único que te importará será el reconocimiento de otros, y al no lograrlo, sentirás una gran decepción. Los buenos actos son algo extraordinario, por eso, hazlos porque te nace y no por querer ser reconocida. Lo mejor, es quedarse con este secreto que te hará sentir bien contigo misma. Tranquila, el reconocimiento, vendrá y si no, de todos modos tu buena acción seguirá.

Limitaciones y austeridad

No reveles nunca tus ausencias o faltas, ya sean de amor, sexo, familia o dinero; incluso, deja de hablar sobre la falta que te hace descansar. A veces, esas faltas son necesarias para que encuentres armonía y balance.

filosofía hindú

Foto Referencial

Heroísmo y valentía

Al igual que con las buenas acciones, todos esperamos que nuestra forma de enfrentar la vida sea aplaudida. Sin embargo, todos tenemos pruebas que superar, algunas internas y otras externas. Es más fácil hacer notar cuando superamos una prueba física (porque es visible) que cuando lo hacemos con una lucha interna. ¿Cuál es el punto de alabar sólo el exterior? Quizá el mismo que nos aplaude, está pasando por una prueba interna mucho más dura que la nuestra, por eso, mejor callar.

Conocimiento espiritual

La espiritualidad es algo personal, te pertenece a ti y a nadie más. No hay ninguna necesidad de revelar esto, a menos que sea necesario (como guía para otros), pero en general, a los demás ni siquiera les importa.

Conflictos en el hogar y vida familiar

Mientras menos hables de los problemas en casa, mejor. A veces resulta difícil no hacerlo, ya que cuando tenemos una situación difícil, buscamos a alguien externo para que nos aconseje, sin embargo, revelar demasiado sobre esto, hará que tomen más fuerza sobre ti. Lo mejor, es dejar todo en casa. Recuerda que las discusiones liberan tensiones y energías negativas acumuladas, por ello, no hay que seguir alimentándolas con terceros. Y sí, esto aplica también para los conflictos en pareja.

filosofía hindú

Foto Referencial

Rumores o comentarios negativos

No puedes permitir que lo que digan los demás sea el eje de tu vida, especialmente si se trata de algo negativo. De nada sirve que vayas por la vida gritando lo malo que escuchaste o te dijeron, pues además, puedes provocar un ciclo vicioso de malos entendidos y al final, la única que quedará mal serás tú, creerán que eres responsable de iniciar un conflicto que tal vez ni entiendas (y todo porque fue un chisme que escuchaste por ahí). Lo mejor es ver, oír y callar.

Lea también: Lagom, el secreto de la felicidad sueca

Con información de: www.nuevamujer.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad