Los problemas congénitos del oído externo pueden ser leves y tener una repercusión esencialmente estética, o más seria, en cuyo caso afectan el aspecto y la función. Cualquier niño que nazca con una malformación del pabellón auricular o del conducto auditivo externo debe ser sometido a una evaluación audiológica completa en el período neonatal, así mismo malformaciones de la oreja están asociadas con una frecuencia aumentada de anomalías renales, comparadas con la población general, por lo que la evaluación ecosonográfica abdominal es pertinente.

¿Cuáles pueden ser las malformaciones más frecuentes del oído externo?

1. Sinus, quiste o fístula

Depresión en forma de sinus puede corresponder a un quiste o una fístula. Estas anomalías son bastante frecuentes. Sólo requieren extirpación quirúrgica en caso de presentar infecciones repetidas.

Alteraciones congénitas del oído externo

Foto Referencial

Lea también: Cómo medir el azúcar en la sangre con la glucometría

2. Apéndices cutáneos accesorios

Se pueden extirpar quirúrgicamente por motivos estéticos.

3. Oreja excesivamente prominente o en “asa”

La corrección estética mediante otoplastía se puede realizar en niños a partir de los 5años, ya que en ese momento la oreja ha alcanzado alrededor del 80% del tamaño de la del adulto.

4. Microtia

Puede referirse tanto a anomalías mínimas del tamaño, la forma y la localización de la oreja y del conducto auditivo externo, como a anomalías mayores con la existencia tan sólo de pequeños restos de piel y cartílago y la ausencia total del orificio externo del conducto auditivo.

Los oídos micróticos presentan, por lo general, una situación más anterior e inferior que las orejas normales. La corrección quirúrgica de la microtia se indica tanto por razones estéticas como funcionales. Las técnicas quirúrgicas para corregir la microtia grave suponen la realización de procedimientos en varias fases, se acostumbra a hacer entre los 5 y los 7años.

La anotia

Indica la ausencia total del pabellón y del conducto auditivo. En algunos pacientes se puede optar por la creación y adaptación de una oreja protésica, que estéticamente es muy parecida a la real, en todo caso los padres deben entender que es una cirugía compleja que ocurre en varias fases reservada a centros y médicos seleccionados para tal fin.

Alteraciones congénitas del oído externo

Foto Referencial

Estenosis y atresia congénitas del conducto auditivo externo

La estenosis o la atresia del conducto auditivo externo a menudo se asocia con malformaciones del pabellón auricular o pueden presentarse de forma aislada. En algunos síndromes genéticos, como la trisomía 21, los conductos auditivos son muy estrechos.

Los casos leves de estenosis del conducto auditivo no requieren la realización de una ampliación quirúrgica, excepto cuando el paciente desarrolle una otitis externa crónica o una impactación de cerumen que afecte a la audición. La cirugía reconstructiva del conducto auditivo para tratar la atresia se indica generalmente en niños mayores de 5 años.

Las alteraciones 4, 5 y 6 guardan estrecha relación con problemas funcionales de la audición y del desarrollo del lenguaje, por lo que las intervenciones siempre deben ir dirigidas a mejorar no solo lo estético sino también los aspectos funcionales. En mi próximo segmento describiré un poco las alternativas funcionales mientras llega la edad quirúrgica adecuada.

Lea también: Roncopatia crónica nocturna

Dra. Mariángel González Medina

Pediatra / Otorrinolaringólogo

Corporación ATIEMPO

Comenta y se parte de nuestra comunidad