El baño turco, también conocido como baños terapéuticos en el sauna o hammam, es un baño de calor lleno de humedad y con una temperatura entre los 25 y 50 grados, que cada vez están más de moda por todos los beneficios que brinda, entre los que destacan depuración del organismo y relajación. A continuación te contamos qué otros beneficios tienen para la salud.

Fortalece el sistema cardiorespiratorio

Con el baño turco se observa un aumento en la capacidad de intercambio de oxígeno en los pulmones. Y gracias al vapor se humedecen las vías respiratorias. Por lo que sus beneficios son la reducción de tos, bronquitis y otra clase de problemas relacionados con el aparato respiratorio.

Baño turco

Foto Referencial

Lea también: Frecuentar saunas te ayuda a evitar un ACV

Relax total

Estos baños de vapor son excelentes para tratar el estrés. Pues obtenemos bienestar y apaciguamos el sistema nervioso. Es especialmente beneficios tras realizar ejercicio al permitir liberar tensiones y mitigar la ansiedad provocada especialmente por el estrés.

Ideal para la piel

Otro de los beneficios del baño turco es que aporta miles de propiedades para la piel. Es decir, la suaviza, dilata los poros y permite respirar estimulando así la circulación sanguínea. Algunos dermatólogos lo suelen aconsejar para aquellos que tienen acné. Además, ayuda a retrasar el envejecimiento de la piel.

Alivia las menstruaciones dolorosas

Gracias a su temperatura y humedad facilita la secreción del flujo vaginal y lo que es más importante ayuda a aliviar las menstruaciones dolorosas.

Baño turco

Foto ReferencialSauna

Precauciones

Como muchas otras actividades, no solamente tiene sus beneficios, sino que también presenta algunas contraindicaciones, por lo que conviene ver sus precauciones:

  • Tiempos de exposición. Se aconseja no permanecer en el recinto más de 10 minutos la primera vez que se accede a él. Como dentro hace calor, es mejor evitar los golpes de calor por lo que es recomendable, si hemos hecho ejercicio, esperar 15 minutos antes de entrar.
  • No para todos. El baño turco no es recomendable para mujeres embarazadas o para personas que presentan problemas cardiorrespiratorios o arteriales.
  • Beber agua. Para no deshidratarse, es mejor beber agua antes de entrar y al salir de la instalación.

Lea también: La energía vital del yoga en la vida diaria

Con Información de: okdiario.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad