Para aquellos que cumplen horario laboral nocturno, intentar dormir durante el día, en lugar de la noche, puede resultar complicado, ya que los seres humanos estamos naturalmente programados para estar despiertos de día y dormidos de noche; y es lo que se conoce como ritmo circadiano. Ahora bien, como existen jornadas obligatoriamente nocturnas, los especialistas recomiendan implementar algunas medidas para ayudar al cuerpo a ajustarse y conseguir dormir el tiempo adecuado, evitando alteraciones orgánicas que pueden, a la larga, enfermarnos.

El cuerpo, como les mencioné, tiene un ritmo circadiano interno de sueño y vigilia que en la mayoría de nosotros cubre un ciclo de 24 horas. Debido a dicho ciclo, uno tiene sueño a ciertas horas del día y está más alerta en otros, siendo la luz del sol, lo que más influye sobre ese ritmo.

Ritmo circadiano

Foto Referencial

Lea también: Descansa tus músculos moviéndote… ¡Recuperación Activa!

Trabajar de noche…

Los turnos laborales nocturnos suelen producir problemas con el sueño porque dan pie a una distorsión entre el ciclo biológico de sueño y vigilia, es decir, que cuando ustedes deben ir a trabajar, su ritmo interno necesita dormir; mientras que cuando terminan la jornada y desean dormir, el organismo piensa que es momento de despertarse.

Para educar al cuerpo a horarios irregulares de sueño y vigilia es importante ser constante con el horario de acostarse y levantarse. Se debe hacer a la misma hora, incluso cuando no trabajen; así se adaptarán mejor a su nuevo horario y rutina.

Al momento de trabajar, háganlo en un ambiente que haya mucha luz brillante y si les gusta tomar bebidas con cafeína, háganlo al iniciar su turno. Al momento de regresar a casa  háganlo con gafas de sol, evitando al máximo recibir la radiación del astro rey. Apenas lleguen a su hogar acuéstense, porque si lo posponen, les costará dormirse. Cubran muy bien las ventanas de su cuarto para obstruir el paso de todo tipo de luz externa y claridad. Además, si pueden usen un antifaz negro y pídanle a sus familiares el mayor silencio posible. Desconecten los teléfonos y otros dispositivos electrónicos para que nada perturbe su sueño.

Ritmo circadiano

Foto Referencial

Para finalizar…

Procúrense un estilo de vida sano y activo que propicie un sueño saludable. Aliméntense balanceadamente y eviten la ingesta de alcohol, porque hace dormir fácil pero igualmente impide el permanecer dormidos. También hagan ejercicios regularmente.

Los adultos, en su mayoría, necesitan entre 7 y 8 horas de sueño, aunque algunos logran funcionar bien con 5 horas o menos.

No olvidar…

Tarde o temprano, si no duermen se enfermarán. La falta de sueño conduce al cansancio, la irritabilidad y dificultad para concentrarse; pero también, con el tiempo, quienes no duermen corren más riesgos de sufrir problemas de salud, como la hipertensión, enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2.

Si después de tener un mes aplicando estas recomendaciones no logran dormir mejor consulten con un especialista, para que les sugiera otras medidas para ajustar su ritmo de sueño y vigilia.

Lea también: ¡Datos para ser más felices!

María Laura Garcia

Comenta y se parte de nuestra comunidad