Esa emoción de tocar la mano de esa persona que te gusta, tu primer beso o la sensación cuando apenas salimos de la ducha o piscina, ¿Qué tienen en común todas estas escenas?  Que en todas, el vello de tus brazos se erizado, lo que comúnmente conocemos como piel de gallina. Nos hemos acostumbrado tanto a esta sensación que seguro nunca te preguntaste ¿Por qué sucede? Te sorprenderá saber su verdadero origen.

La piel de gallina como comúnmente se conoces, es un fenómeno también llamado piloerección, y éste se refiere al desarrollo de forma involuntaria de protuberancias en la piel, es decir en la base del vello corporal, sobre todo cuando nos exponemos a situaciones o a cambios bruscos de temperatura.

La piloerección,  es una comparación que recuerda a la piel de las aves cuando las despluman. Este reflejo pilomotor ocurre en muchos mamíferos, además de los humanos, aunque la mayoría de las veces pensemos que solo nos afecta a nosotros.

En términos generales, esto ocurre cuando los pequeños músculos en la base de cada pelo, conocidos como arrector pili, se contraen y tiran del cabello hacia arriba. Entonces vemos como la piel aparece con puntitos y los pelos se erizan. Suele producirse por el sistema nervioso simpático en respuesta a diferentes estímulos o causas.

Según explica el psicólogo y zoólogo de la Universidad de Guelph, George A. Bubenik en la revista Scientific American, heredamos la piel de gallina de nuestros ancestros como reacción a situaciones que nos causan emociones extremas.

Muchos animales comparten este rasgo con nosotros. Por ejemplo, a los gatos se les eriza el pelo cuando se pelean o se sienten amenazados, aumentando su tamaño corporal y mostrándose más agresivos.

La adrenalina es la responsable de esta reacción”, explicó Bubenik. Esta hormona la generan dos pequeñas glándulas con forma de judía que se sitúan sobre los riñones cuando nos enfrentamos a una situación que nos produce tensión. Además de ponernos la piel de gallina, la adrenalina se asocia a la aceleración del ritmo cardíaco, un aumento de la presión sanguínea, temblores corporales o sudoración de las manos.

piel de gallina

Foto Referecial

La piel de gallina pertenece a aquello que nos queda de animales. Una reacción a todo lo que no podemos racionalizar. Ya sea porque tenemos miedo, se nos acerca una persona que nos gusta o escuchamos una canción que nos emociona.

Lea también: Terapia Marroquí para el cuidado de la piel

Con los pelitos de punta

Algunas causas más comunes que generan que se te erice la piel son los siguientes:

Cambios de temperatura

Cuando pasamos de repente del calor al frío, puede aparecer la pieloerección. Y como hemos especificado no solo sucede a los humanos pasa  también a algunos animales cubiertos de pelo o piel, pues en este caso los pelos erectos atrapan el aire para crear una capa de aislamiento.

Temores o miedo

Cuando nos asustamos también tenemos piel de gallina como respuesta o defensa ante algo que no nos gusta. Los gatos asustados presentan este fenómeno.

Por escalofríos

En los humanos, la piloerección se presenta como reacción ante algo que nos provoca escalofríos, como rascar las uñas en una pizarra, o escuchar sonidos algo parecidos.

piel de gallina

Foto Referencial

Emociones moción

Tanto si es por motivos alegres o tristes, la emoción es motivo para que la piel de gallina vuelva a salir. La excitación sexual también da lugar a que la piel se torne muy parecida a la de la gallina.

Una enfermedad 

También puede aparecer por desarrollar algún problema, sea epilepsia del lóbulo temporal, tumores cerebrales y la hiperreflexia autonómica. Mientras que la piel que imita la piel de gallina aparece por queratosis pilaris.

Este fenómeno no va solo, pues muchas veces se acompaña de pulso acelerado, falta de respiración, sensación de mareo… ¿Dónde sale? Nos referimos casi siempre a los brazos y piernas. Pero también puede presentarse en el cuello o en la cabeza.

Lea también: Identifica los signos de tu piel

Comenta y se parte de nuestra comunidad