Una vida balanceada emocionalmente gracias a la resiliencia, ejercitarse regularmente, una alimentación balanceada que signifique ser prudentes o evitar lo más posible: las grasas, la sal y el azúcar; son las principales herramientas o buenos hábitos para preservar la salud.

De todo lo anterior, hay dos cosas, de las cuales me cuesta mucho deslastrarme, haciendo gala de una férrea voluntad: el comer dulces y lácteos; estos últimos, gracias a Dios, los pruebo muy poco. Si son de los que les cuesta, como a mí, resistirse al empalago de una rica torta de chocolate, bienvenidos, pues son de mi especie. Y además creo, que somos muchos, los que podemos culpar al azúcar  del sobrepeso, la obesidad, las caries, la hipertensión y la diabetes, entre otros males.

¿Comen mucho azúcar? ¿Tienen claro, qué de todo lo que ingieren diariamente la contiene? Tengan presente que hay azúcar natural o simplemente añadida a las galletas, panes, productos de repostería, la miel, jarabes, jugos o concentrados de frutas, en salsas como la kétch,up, refrescos, cereales para desayuno, en bebidas deportivas, en casi todos los alimentos procesados y hasta en muchos medicamentos. La lista es interminable.

azúcar

Foto Referencial

Lea también: ¡Datos para ser más felices!

¿El azúcar es un problema?

Es terrible la respuesta, pero si y mucho más si se abusa de ella. Los especialistas, llaman a la sal y el azúcar: “los venenos blancos”. El azúcar acelera para comenzar todos los procesos oxidativos del organismo, es decir, acidifica el cuerpo, y este desequilibrio en nuestro PH, es lo que a la larga genera la enfermedad. Pero además, seguramente por el exceso, difícilmente quemarán la cantidad ingerida, por lo que esa cantidad de energía extra se almacenará en forma de grasa, generando sobrepeso y todos los problemas que se asocian al síndrome metabólico. Saquen esta cuenta, los expertos dicen que los tumores malignos se alimentan de azúcar.

¿Qué hacer para combatir este veneno blanco?

Para comenzar, del 100% de nuestra ingesta calórica diaria, menos del 5% debe estar representada por azúcar, según los parámetros establecidos por la Organización Mundial de la Salud, con base en una dieta de 2000 calorías. Esto equivale a 25 gramos diarios, es decir, 5 o 6 cucharaditas de café. Generalmente la mayoría ingiere hasta 15 % de la energía total en forma de azúcar agregada.

Aliméntense bien, haciendo 2 meriendas y 3 comidas principales, de esta forma evitarán los atracones y/o tentaciones. Incluyan en todas las comidas frutas y verduras crudas o enteras, de ser posible con piel, para que su fibra les haga sentir satisfechos con poca cantidad.

azúcar

Foto Referencial

Por otra parte, la mejor forma de controlar el consumo de azúcar es prepararnos la comida en casa. También limiten el consumo de bebidas azucaradas, más planifiquen sus compras y eviten hacerlas con hambre, así serán más sensatos en sus compras, por ejemplo, revisando las etiquetas nutricionales de cada producto, para cuantificar el aporte de azúcar, por ración consumida.

Por último…

La clave es moderarse en la frecuencia y cantidad de azúcar. Comiencen reduciendo la cantidad diaria, hasta llevarla a menos de la mitad. Después limítenla a las ocasiones verdaderamente especiales, hasta que naturalmente sea parte de su estilo de vida, y consuman menos de seis cucharaditas diarias.

Esta es una guerra que vale la pena librar porque ya les he hablado, en otros artículos, sobre lo común que resulta ser adicto a los carbohidratos, explicándoles el por qué. Revisen y léanlos, vale la pena.

Lea también: ¡El abrazo como terapia de bienestar!

María Laura Garcia

Comenta y se parte de nuestra comunidad