Gracias es una de las  palabras que pronunciamos a diario. Con suerte, también será una de las que escuchemos más veces a lo largo de nuestras vidas. Tanto así que se usa a menudo como un acto de educación, ya que desde niños  nos enseñaron a reconocer incluso las atenciones más pequeñas.

Un dicho muy popular reza: «De bien nacido es ser agradecido«, lo que a su vez implica que la ingratitud –o ser desagradecido– es uno de los peores insultos que pueden recibirse.

Paradójicamente, cuesta menos dar las gracias ante favores sin importancia que cuando alguien hace por nosotros algo verdaderamente significativo; en esos casos es normal sentirse azorado y no encontrar las palabras adecuadas hacia la persona con la que hemos contraído una deuda importante.

Algunas veces no sabemos cómo tener actitud agradecida, tememos que el otro no las reciba como esperamos, las retrasamos e incluso las evitamos como si fueran un signo de debilidad. La psicología ha demostrado que decir «gracias» aumenta la felicidad, el bienestar e incluso los niveles de salud física y mental.

Es por ello que muchos especialistas aseguran que la gratitud es uno de los principales motores que impulsan el pensamiento positivo. Actualmente está muy presente en libros y cursos de autoayuda y coaching emocional. Sentirse agradecido, nos indica, que es beneficioso para la salud mental,y también para la salud física. Pero mucho antes de que llegara esta corriente, el sentimiento ya estaba entre nosotros; no ha habido una sola civilización en la historia que no lo haya cultivado.

 

Ser agradecido

Foto Referencial

Lea también: Gratitud: Conoce el poder que tiene (+video)

La gratitud como una forma de terapia

En las dos últimas décadas, numerosos estudios confirman que quienes practican el agradecimiento tienen menos síntomas de enfermedad -incluida la depresión-, además suelen ser más optimistas y felices igualmente tienen relaciones más estables, comportamientos más generosos y muchos otros beneficios.

El profesor de Psicología de la Universidad de California en Estados Unidos, Robert Emmons, conformó un equipo de trabajo que se ha preocupado por realizar investigaciones sobre para qué sirve dar las gracias. Desde 2001, el  centro Greater Good Science explora «un nuevo movimiento científico que ahonda en los beneficios del comportamiento altruista, las raíces de la felicidad y fortaleza de las relaciones sociales». 

Elise C. Proulx, director de este centro, detalló que su trabajo «no está en ningún caso fomentado por los acontecimientos globales actuales, si bien la investigación confirma que la gratitud puede tener profundos beneficios prosociales y hasta un aumento de la bondad». ¿Pero cómo ser agradecido?

Ser agradecido

Foto Referencial

Primero,  la gratitud sirve en casa, con la familia y con los amigos pero también en el trabajo y a la hora de hacer. Según los resultados, «expresar agradecimiento mejora el bienestar tanto del que da las gracias como del que las recibe» y como problema principal se identificó un «egocentrismo que hace que sistemáticamente no se valore el impacto positivo que puede tener en los demás» Es así como uno se va callando, de puro ego, su propia bondad.

También es un sentimiento -o emoción- ligado históricamente a la religión. Hay quienes sienten profunda necesidad de dar gracias a Dios, o a la naturaleza, por todo lo bueno -e incluso lo malo- que les sucede, por lo que les ayuda a conectarse con esa sensación de paz y serenidad esa paz.

La clave es expresar gracias y si, en los resultados obtenidos, no fueron lo que esperaba no preocuparse.

La psicóloga Rébecca Shankland, autora del volumen Los poderes de la gratitud (Plataforma Editorial), publicado recientemente aseguró que «en etapas difíciles, como la muerte de un ser querido, la gratitud puede desempeñar un papel importante; gratitud por todo lo que recibimos de esa persona, gratitud por quienes nos apoyaron en esa prueba y por las pequeñas cosas de la vida diaria que, poco a poco, vuelven a dar sentido a la vida». 

El Día de Acción de Gracias, una fecha para ser más agradecido

 Esta celebración típica en Estados Unidos y Canadá es un ritual para compartir una mesa con las personas que más quieren y agradecer todo lo que tienen en la vida. La mayoría suele ayudar a las personas más necesitadas e invitar a su casa a los que están alejados de sus familiares.

Ser agradecido

Foto Referencial

El día de acción de gracias se lleva a cabo el cuarto jueves del mes de noviembre y el origen es  dar gracias por las cosechas, algo que no solo se comenzó a hacer en Estados Unidos, sino que podemos decir que en algún momento, todas las culturas han realizado celebraciones de agradecimiento a sus correspondientes divinidades por la bendición de una cosecha abundante. Las colonias americanas también realizaban este acto de dar gracias por la cosecha, pero en su caso se desarrolló como una tradición que ha perdurado hasta nuestros días aunque como digo, ahora se da gracias por muchas más cosas que una abundante cosecha.

Lea también: Celebra una de las fiestas más importantes: El Día de Acción de Gracias

Con Información de Elmundo.es

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad