Un reciente estudio especializado en el comportamiento humano estableció la fuerte relación que existe entre los compañeros de clase que socializan con gente más o menos inteligente. Según el informe emitido por la Universidad Internacional de Florida titulado ¿Pueden nuestros amigos hacernos más inteligentes? donde participó  el Departamento Federal de Criminología y la Escuela Internacional de Relaciones Públicas del mismo estado, se muestran  resultados muy interesantes sobre esta premisa.

Pero comencemos por definir ¿Qué es la inteligencia? ésta es la capacidad o facultad que tienen las personas para actuar correctamente dependiendo de sus objetivos y de las opciones disponibles. Más allá del cociente intelectual (CI), y otros medidores del potencial cognitivo, una persona inteligente es aquella que sabe escoger la mejor opción de entre las posibles, que sea capaz de hacer lo que le conviene en cada situación y momento. También puede ser entendida como la capacidad de los individuos de absorber datos, procesarlos, entenderlos y emplear estos conocimientos de la mejor manera posible.

Es por eso que desde que empezamos a tener conciencia y hasta que entramos en el círculo del desarrollo social, nuestros padres nos influyen para que nos rodeemos de las amistades adecuadas, siempre suelen decirnos  “con este amigo no vayas”, “júntate con Pepito que es listo”, etc. Éstas son algunas de las frases que más identificamos a la hora de recordar parte de la educación que hemos recibido de nuestra familia. Es evidente que, dependiendo del grupo al que pertenezcamos, esto influirá de manera directa en nuestro comportamiento y desarrollo personal.

Las relaciones interpersonales con los amigos, se establecen en gran parte por nuestro entorno familiar, el estrato social y las aspiraciones de futuro que se nos inculcan o que, a nivel personal, pretendemos alcanzar aunque estos sean diferentes de los adquiridos durante la infancia.

Amigos

Foto Referencial

Realmente influye tanto el hecho de relacionarnos con uno u otro tipo de personas y ahora se sabe que esto podría afectar incluso a nuestro nivel de inteligencia, al menos si se dan ciertas condiciones.

Lea también: ¿La inteligencia se hereda?

La influencia del entorno en nuestras habilidades cognitivas

Los grupos o individuos con los que nos juntemos tendrán una especial incidencia en nuestro comportamiento. Por su parte, los trabajos realizados por la Universidad Internacional de Florida, en Estados Unidos, revelaron el impacto de nuestro entorno personal: comportamiento, sentimiento cultural y perspectiva profesional.

Un ejemplo más claro en esta materia, son los hijos de parientes inmigrantes en buena parte de los países occidentales, el núcleo familiar es muy hermético, dado que se usa la lengua nativa y los valores culturales de la misma. Si el primogénito de esta familia se junta, se asocia y se desarrolla con personas locales, acabará adoptando los mismos comportamientos, independientemente del arraigo que tenga con sus padres.

Tomando en cuenta estos precedentes, un grupo de especialistas tomaron como punto de partida a casi 10.000 alumnos, la mayoría adolescente, y midieron su grado de inteligencia con la de sus compañeros. El cociente intelectual de cada individuo estaba correlacionado con el coeficiente intelectual de su amigo o grupo al que pertenecía.

Lo que llamó la atención es que este hecho se correspondía con un fenómeno muy particular: las personas que se relacionaban con más compañeros muy inteligentes, tenían un CI superior a lo que cabría esperar tomando como parámetros sus resultados en test de inteligencia tomados años atrás.

inteligente

Foto Referencial

Así pues, lo que ha quedado registrado en este estudio no es simplemente que la gente con un CI más alto tienda a relacionarse más entre sí. Se ha visto que el hecho de entrar a formar parte de estos círculos sociales tiene un efecto positivo sobre la propia inteligencia, por lo menos durante la niñez y adolescencia.

Durante la investigación, también se tomaron a otros 7.000 alumnos de edades entre los 8 y 16 años, y las conclusiones fueron similares. Aquellos niños que habían crecido en grupos con mejores notas académicas, habían obtenido mejores expedientes para acceder a los estudios superiores.

Tener amigos  inteligentes mejora tu calidad de vida

Por si fuera poco, las relaciones con un entorno sano, no  solo aportan beneficios únicamente intelectuales, sino que también procura un buen desarrollo del comportamiento social. Entre otras ventajas, tener  amigos con un alto coeficiente intelectual permite que tengas  gente a tu lado en momentos difíciles lo que puede hacer una gran diferencia al manejar la situación.

inteligente

Foto Referencial

Lea también: Sexo entre amigos ¿bueno o malo?

Con Información de psicologiaymente.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad