Un extenuante  día de trabajo puede dejarnos totalmente agotados mentalmente,  lo que genera  el deseo llegar a casa a descansar. Pero ese cansancio mental, nos hace quemar calorías, es decir: ¿pensar adelgaza?

De acuerdo a una investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC ) de España, pensar demasiado quema 350 calorías al día. Según especialistas “el cerebro humano representa el 20% del peso corporal y consume 20% de oxígeno y glucosa del organismo”.

El profesor de la Universidad de Granada e investigador del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC), Ignacio Morón,  asegura que un gasto calórico es equiparable al de las actividades físicas señaladas anteriormente, según las tablas que maneja la Universidad de Harvard.

Recordemos que todos los procesos fisiológicos precisan energía, aunque “el cerebro es el órgano que más energía consume”, destaca Moron, y además está continuamente funcionando, incluso durante la noche, lo que justifica su gran gasto energético.

Pensar adelgaza

Foto Referencial

Lea también: Estos cinco alimentos te ayudaran a adelgazar

Gastamos calorías pensando

La materia gris del cerebro  (donde se encuentran los núcleos neuronales) consume más energía que la materia blanca (cuya función principal es la de transmitir la información) explica Morón, “y esto se debe, entre otros factores, a la gran cantidad de sinapsis y mitocondrias de la materia gris, junto al hecho de que la materia blanca es, por diseño, más eficiente y económica“, señala el investigador.

Sin embargo asegura que no es tanto a lo que nos dediquemos, sino la tarea intelectual que realicemos. No es lo mismo que estemos pensando qué vamos a cenar a resolver un problema, pues con este último, se activa una zona del cerebro que gasta las calorías.

Igualmente indica que una hora de trabajo intelectual intenso, consume prácticamente la misma energía que una hora de trabajo físico. Aunque la lógica nos dice que pensar adelgazar porque se queman calorías, investigadores menciona que  esto no es así, pues es la glucosa la que se reduce.

Lo que sí debemos tener en cuenta, es que utilizar nuestro cerebro ayuda a mantenerlo en alerta y reducir el riesgo de enfermedades como Alzheimer.

Pensar adelgaza

Foto Referencial

Ahora bien, el consumo energético cerebral es variable, cuando está en modo normal, como cuando vamos caminando por la calle pensando en nuestra cosas, quizá el consumo sea menor, en el sentido de que ninguna zona del cerebro se activa más que otras.

Lea también: Formas de destruir nuestro cerebro (+ video)

Con información de: excelsior.com.mx y elpais.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad