La resonancia magnética (RM) también conocida como resonancia magnética nuclear (RMN), es un examen de imagen capaz de mostrar con definición las estructuras internas de los órganos, que sirve para diagnosticar varios problemas de salud como: aneurismas, tumores, alteraciones en las articulaciones u otras lesiones en los órganos internos

Para realizar el examen, se emplea una gran máquina, que crea las imágenes de alta definición de los órganos internos a través de la utilización de un campo magnético, que provoca una agitación de las moléculas del cuerpo,captadas por el aparato y transferidas hacia una computadora.

El examen tiene una duración aproximada de 15 a 30 minutos y, normalmente, no es necesario realizar ningún tipo de preparación, a pesar de que pueda ser necesario el uso de contraste, en algunos casos, a través de la inyección del medicamento por vía intravenosa, de la ingestión por vía oral o por vía rectal.

El contraste es una sustancia que posee un colorante especial que aumenta la capacidad de visualizar las estructuras internas de los órganos.

Resonancia magnética

Foto Referencial

Lea también: En qué consiste el ultrasonido musculoesquelético (+ video)

¿Para qué sirve la Resonancia Magnética?

 La resonancia magnética se indica en los casos a continuación:

  • Identificar enfermedades neurológicas, como Alzheimer, tumores cerebrales, esclerosis múltiple o accidente cerebrovascular.
  • Observar inflamación o infección en el cerebro, nervios o articulaciones
  • Diagnosticar lesiones osteomusculares como tendinitis, lesiones en los ligamentos, quistes como el quiste o hernias de discales;
  • Identificar masas o tumores en los órganos del cuerpo;
  • Observar cambios en los vasos sanguíneos como aneurismas o coágulos.

Resonancia magnética detecta sobrecarga de hierro

 Además de poder observar las partes blandas del cuerpo mediante la resonancia magnética se puede monitorear  y detectar si un paciente presenta exceso de hierro. Esto se debe a las propiedades paramagnéticas de este mineral, cuya acumulación en los tejidos provoca distorsión local en los campos magnéticos, con  lo que puede afectar el organismo

La RM convencional detecta el depósito de hierro en el hígado, bazo y páncreas, aunque las formas leves pueden pasar inadvertidas si no se utilizan exámenes precisos.

Resonancia magnética

Foto Referencial

La hematólogo- pediátra,  Adriana Bello, asegura que le método para medir la sobrecarga de hierro a través de la resonancia magnética permite hacer tomas precisas para determinar el tratamiento adecuado que requiera el paciente y evitar procedimientos invasivos.

Lea también: Hierro: un mineral de gran poder para la salud

Comenta y se parte de nuestra comunidad