La hipertensión arterial afecta a más de 1.200 millones de personas en el mundo y constituye uno de los factores de riesgo más importantes en la incidencia del infarto agudo de miocardio y el accidente cerebrovascular.

Sin embargo,  algunas veces no se controla adecuadamente a pesar de disponerse de múltiples fármacos para tratarla.

Es por ello que se han desarrollado nuevas estrategias basadas en intervenciones y en dispositivos, como la terapia de denervación simpática renal, que mejora el control de la presión arterial en estos pacientes refractarios.

La denervación renal proporciona una disminución no sólo de la presión arterial, sino también de la actividad nerviosa simpática sistémica.

La reducción de la presión arterial parece mantenerse 3 años tras la intervención, lo cual implica que en este tiempo no se produce ningún mecanismo de contrarregulación ni reinervación de los nervios simpáticos renales aferentes.

Se espera que la denervación simpática renal sea un tratamiento prometedor para los pacientes con hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad renal crónica y síndrome metabólico, eventos que intervienen en la patogenia de la potenciación de la actividad nerviosa simpática.

Denervación Renal

Foto Referencial

Lea también: Evita estos alimentos y mantén a raya tu tensión arterial

¿En qué consiste le denervación renal?

La Denervación Renal es un procedimiento endovascular, mínimamente invasivo, ideado para el tratamiento de aquellos pacientes a los cuales no se les logra controlar sus cifras de presión arterial a pesar de ser tratados con una combinación de cuatro drogas (Hipertensos Resistentes).

La intervención dura menos de 60 minutos, es realizada por cardioangiólogos Intervencionistas (médicos especializados en intervenciones por vía Endovascular) y lleva un día de internación.

El cardiólogo Humberto Casal Patiño explica que consiste en la utilización de un catéter que se introduce desde una punción de la arteria femoral a nivel de la ingle.

Denervación Renal

Foto Referencialerencial

El catéter es dirigido hasta las arterias renales, este procedimiento puede disminuir el nivel de activación de todo el sistema nervioso simpático y de los efectos de este sobre el corazón y los vasos sanguíneos. El bloqueo de los nervios que llegan hacia el riñón puede revertir la retención de líquido y sal, (bajar el volumen de líquido circulante) y reducir la liberación inadecuada de renina (deteniendo la cascada hormonal renina-angiotensina-aldosterona antes de que comience).

Esta técnica promisoria está indicada solamente para aquellos pacientes con hipertensión arterial resistente. El diagnóstico de esta situación y la indicación de denervación renal deben ser realizados por un equipo médico especializado en el manejo de pacientes hipertensos.

Lea también: Monitoreo domiciliario de presión arterial (MDPA)

Comenta y se parte de nuestra comunidad