Son muchos los tratamientos de belleza que nos dejan de sorprendernos por sus excelentes propiedades, uno de éstos es la arcilla verde, conocida por su importante aporte terapéutico para la piel.

Esta arcilla se forma por la forma por la descomposición de las rocas provocadas por la erosión, por lo que es muy habitual encontrarla en algunas playas, sobre todo en las zonas donde hay rocas.

Son muchos los beneficios que aporta esta popular arcilla, entre esos se encuentran sus magníficas propiedades desinfectantes, desintoxicantes, depurativas y calmantes. Asimismo, también es conocida por ser rica en magnesio, potasio y su potente efecto antinflamatorio. Además, la arcilla verde es muy útil para tratar edemas en las piernas, celulitis, dolores articulares y musculares, entre otros.

arcilla verde

Foto Referencial

Lea también: Tendencias de belleza que van a arrasar en Navidad

Arcilla verde ¿para todo tipo de piel?

La arcilla verde es indicada para las pieles mixtas o grasas. Este tipo de arcilla posee numerosos beneficios y propiedades para el rostro, ya que es depurativa y purificante, eliminando las células muertas y los poros negros. Su efecto regenerador ayuda a que las células vivas se regeneren, consiguiendo por tanto una piel más sana y joven.

De igual manera, aporta a la cara un efecto suavizante y exfoliante, ya que elimina las rugosidades, los granos y los puntos negros. También consigue deshacerse de las impurezas acumuladas en el rostro. Cabe destacar que la arcilla verde está especialmente recomendada para tratar el acné leve, ya que su capacidad de absorber las impurezas de la piel y su capacidad de desinfección es poderosamente alta.

arcilla verde

Foto Referencial

¿Cómo aplicar esta arcilla?

La mejor manera de aplicar esta arcilla es a través de una mascarilla. Para ello, hay que mezclar la arcilla verde en polvo con agua, para darle una textura cremosa. Luego se aplica en la piel y se deja actuar durante 15 minutos. Por último, se enjuaga bien el rostro con agua abundante hasta eliminarla por completo.

Otra de las aplicaciones sumamente recomendables de la arcilla verde para la piel, es su uso como exfoliante para pieles sensibles, ya que la arcilla posee un efecto de exfoliante natural y suave, sirviendo de ayuda para las pieles que no soportan una exfoliación más agresiva.

Si deseas exfoliar tu piel debes mezclar la arcilla con una cucharada de aceite vegetal. Se prepara y se aplica suavemente por la piel, consiguiendo eliminar los puntos negros y las células muertas. Se recomienda aplicar esta mezcla dos veces por semana, durante aproximadamente las dos semanas, para luego pasar a una sola aplicación por semana.

arcilla verde

Foto Referencial

Es importante recalcar que su uso como exfoliante es muy poderoso para purificar el rostro y eliminar la suciedad que se va acumulando diariamente. Actúa, especialmente, contra las arrugas y las pequeñas líneas de expresión, ya que limpia en profundidad cada poro de la piel, dejando la piel tonificada y brillante.

Para finalizar, es fundamental siempre acudir al dermatólogo antes de aplicar cualquier tipo de tratamiento en la piel.

Lea también: La mascarilla facial que equivale una hora de acupuntura

Con Información de: www.modalia.es

Comenta y se parte de nuestra comunidad