Algunas personas son hipersensibles, temperamentales y susceptibles a cualquier emoción y otras en cambio no parecen conmoverse con nada, los fríos, indiferentes e insensibles, llamados alexitímicos.

Según estima la Sociedad Española de Neurología (SEN) al menos  10% de la población mundial ha perdido la capacidad de amar. Esto se debe a un trastorno neurológico conocido como alexitimia  que impide a las personas identificar las emociones que experimentan así como expresarlas verbalmente.

La alexitimia consiste en un desorden complejo que condiciona la vida de quien lo padece, ya que perjudica los sistemas de atención, memoria y racionamiento. Esa incapacidad de identificar o interpretar emociones desecha una información muy valiosa para la vida, la toma de decisiones y la creación de vínculos.

Se trata de un trastorno muy extendido entre la población: afecta a una de cada siete personas. En particular, esta patología se manifiesta en el 85% de los afectados por trastornos del espectro autista.

Los seres humanos somos capaces de sentir amor, odio, alegría, miedo, es decir, experimentar sentimientos y emociones, gracias a un cerebro que lo hace posible, tanto estructural como funcionalmente, así como a relacionar dichos sentimientos con estructuras que permiten su verbalización,

El profesor  Pablo Duque San Juan, Coordinador de la Sección de Neuropsicología de la SEN explica “Si se nace con alguna una anomalía en zonas cerebrales que se encargan de analizar y formular las emociones, o se produce alguna lesión o disfunción que interrumpa el circuito de conexión entre estructuras, se puede generar la imposibilidad de verbalizar e identificar sentimientos“, indica.

Alexitimia

Foto Referencial

La importancia de sentir emociones es muy superior a lo que solemos pensar. “Las emociones influyen muchísimo en la atención, la memoria y el racionamiento, nos indican qué es lo importante y nos ayudan a tomar decisiones”, dijo Duque.

Lea también: Los movimientos de los músculos de la cara influyen en nuestras emociones

¿Cómo se comporta un alexitímico?

Las causas de la alexitimia pueden comenzar en los primeros años de la infancia, cuando el niño todavía carece de estados mentales jerarquizados y asociados a conceptos. Por eso, aborda las emociones a través de su cuerpo. Si sus progenitores no logran aportarle a su hijo información verbal sobre las emociones que comienza a sentir, el pequeño puede sentir que lo que le pasa no puede ser explicado con palabras.

El diagnóstico de esta patología generalmente se realiza a partir de la observación (y auto-observación) del comportamiento del sujeto en diferentes situaciones en las que el reconocimiento de sus propias emociones garantiza un afrontamiento acertado.

Además es frecuente encontrar algunos de los siguientes comportamientos considerados como característicos del perfil de éstas personas:

  • Baja capacidad de introspección y de fantasías; son personas con una vida interior muy baja. Tienen una mínima tendencia a la ensoñación.
  • No detectan ni reconocen las emociones en los demás. Falta de empatía.
  • Parecen serios y aburridos.
  • Hablan muy poco.
  • Son excesivamente prácticos y racionales. Su estilo cognitivo (forma de pensar) se orienta hacia lo externo y lo concreto.
  • Muestran una importante dificultad a la hora de manejar los afectos; les cuesta establecer y mantener vínculos afectivos. Este hecho hace que desarrollen relaciones sociales inadecuadas caracterizadas por la dependencia emocional o el aislamiento social.
  • Problemas sexuales; ausencia de deseo o impotencia.
  • Son impulsivos; reaccionan de forma desproporcional ante emociones que ellos mismos son incapaces de identificar.
  • Son persona conformistas.

En este sentido hay que tener en cuenta también que, normalmente, alguien que prese

Alexitimia

Foto Referencial

nte  alexitimia suele padecer una depresión, por lo que es muy importante reconocerla para dar con el tratamiento adecuado.

Lea también: Libera emociones con la escritura terapéutica

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad