El embarazo es un estado donde casi todos los órganos y sistemas de nuestro cuerpo cambian, como el sistema cardiovascular, la piel, el sistema digestivo, y no escapa de ello nuestra psique, es decir nuestras emociones. Debido a la influencia de los cambios hormonal durante todo el embarazo, es normal que la mujer presente diferentes estados de ánimos y cambie fácilmente de emociones durante toda la gestación.

A través de los años se ha hecho énfasis en la importancia del reposo prenatal y postnatal. Pero no se habla mucho de la importancia del cuidado de la gestación durante el primer y segundo trimestre, e incluso a nivel social y laboral lo más aceptado es que la mujer trabaje al mismo ritmo que habitualmente lo realizaba antes del embarazo.

Recientemente varios estudios han resaltado la importancia del bienestar psicosocial de la mujer embarazada en todo el embarazo. Así como la psiconeuroinmunologia ha tomado un papel determinante en el desarrollo de enfermedades crónicas como la diabetes y las patologías autoinmunes como el lupus, de igual forma es fundamental el papel de las emocionas maternas en el desarrollo del bebé durante su gestación y en su ciclo de vida.

embarazo

Foto Referencial

Lea también: ¿Por qué las lesiones por herpes vuelven a aparecer?

 ¿Los bebés sienten las emociones en el vientre materno?

Los fetos tienen la capacidad de percibir las emociones. Y recordemos que las emociones están ligadas a la producción de hormonas por nuestro organismo: cuando estamos alegres aumenta la producción de serotonina, mejora la inmunidad y bajan los niveles de las cifras de tensión arterial, y cuando estamos tristes o llenos de ira aumentan la producción de cortisol, nuestro sistema inmunitario disminuye y las cifras de tensión arterial pueden aumentar.

No se trata de que la madre deba estar todo el tiempo riendo a carcajadas. Así como en la vida misma, todo es un ciclo, hay momentos alegres y momentos tristes. Y el estrés es necesario para adaptarse. El problema se presenta cuando las situaciones de estrés materno se vuelven crónicas, es decir, cuando la mayoría del tiempo esa paciente embarazada está angustiada, preocupada o incluso triste; entonces ese feto estará constantemente expuesto al microambiente del estrés materno.

¿Qué efectos pueden tener esas emociones sobre el feto?

Una investigación llevada a cabo por la profesora Vivette Glover del Imperial College de Londres  en 2007 señaló que los bebés de mujeres embarazadas expuestas a estrés severo como violencia o discusiones violentas pueden presentar un aumento del riesgo de hiperactividad y déficit de atención en su infancia, y ser más propensos a desarrollar ansiedad y miedos, y esto probablemente se relaciona con la exposición prolongada al cortisol  en el vientre materno que puede afectar el desarrollo del bebé.

El estrés crónico está asociado al desarrollo de hipertensión y las mujeres embarazadas que son hipertensas tienen riesgo de desarrollar una disminución del peso estimado fetal para la edad del embarazo, conocido como restricción del crecimiento intrauterino y disminución de los niveles normales de líquido amniótico.

En un artículo publicado recientemente en Autism Research señalan que la interacción entre el medio ambiente y un gen específico altera el riesgo del trastorno del espectro autista y resaltan la importancia del bienestar psicológico de la madre durante el embarazo.

embarazo

Foto Referencial

El cuidado del embarazo desde la etapa inicial es importante

El desarrollo de las neuronas en el cerebro del bebé comienza desde las primeras semanas de embarazo, y se optimiza en los primeros dos años de vida. Así como consideramos importante la estimulacion adecuada para desarrollar el potencial del cerebro del niño en esa primera infancia, debemos tomar en cuenta que desde el vientre materno ese bebé está en desarrollo y también en ese periodo requiere nuestra atención.

El cuidado del embarazo desde los primeros meses desde el punto de vista nutricional y psicosocial es indispensable. No se trata de pasar todo el embarazo acostada, sino procurar que tus actividades laborales sean acordes a tu nuevo estado, y a tratar de encontrar y disfrutar la sensación de bienestar de manera que tú bebé  también pueda percibir emociones positivas.

¿Cómo mejorar el manejo de las emociones?

Aunque es frecuente y un normal tener eventuales sentimientos de nostalgia y tristeza en el embarazo, no permitas que este estado se prolongue por varios días.  Puedes ayudarte tomando en cuenta estos tips:

  • Sal a caminar el aire libre, el contacto con la naturaleza ayuda a sentir un estado de bienestar.
  • Practica un hobbie, como pintar, leer, costura, algún instrumento musical.
  • Mantener o incluso iniciar la práctica de algún deporte de bajo impacto, siempre previa recomendación y aprobación médica, como pilates, natación, yoga, caminata, favorecerá la liberación de las endorfinas, asociadas al estado de alegría.
  • Comer chocolate, sin abusar claro, sobre todo si hay sobrepeso, pero comer una ración de chocolate también es excelente para atacar la depresión.
embarazo

Foto Referencial

  • Habla sobre lo que sientes, con tu pareja, amigos o familia, siempre desahogarte es una excelente técnica para mejorar tu estado de ánimo, incluso puedes tomar en cuenta la psicoterapia.
  • Si sientes que este estado de ánimo de tristeza se prologa más de dos semanas, incluso afecta tu vida diaria, sin permitirte salir de casa, pérdida de apetito, desarreglo corporal como dejar de bañarte, es conveniente que pidas ayuda. No son poco frecuentes los casos de depresión durante el embarazo y esto condiciona la aparición de depresión postparto.

Lea también: ¿Cómo mantenerte bella durante el embarazo?

Por. Dra. Peggi Piñango

Comenta y se parte de nuestra comunidad