Año nuevo, vida nueva es una vieja y tradicional canción de la temporada navideña en Venezuela. Una parte de la letra de esta canción es:

“Año nuevo, vida nueva,

más alegres los días serán.

Año nuevo, vida nueva

con salud y con prosperidad”.

Ese es el espíritu de un nuevo ciclo cada vez que el anterior está por terminar. Sin embargo, ¿realmente hacemos lo necesario para que el próximo período sea mejor? Sigue leyendo mis reflexiones.

Todos queremos que el año que está por comenzar sea mejor que el que está próximo a vencerse. Eso es perfectamente válido. Sin embargo, a veces no nos damos cuenta de: que si nosotros somos los mismos y además seguimos haciendo lo mismo, entonces ¿adivina qué? El resultado será igual.

Año nuevo

Foto Referencial

Lea también: ¿Cuánto vales?

¿Un buen año nuevo depende de ti o de tu suerte?

A veces preferimos creer que lo que nos ocurre es producto de la buena suerte o la falta de esta. Es tentador no hacernos responsables de nuestros resultados. Y si bien no todo lo que nos ocurre está bajo control, la respuesta que damos, nuestra actitud es determinante para crear esa vida que queremos.

Oprah Winfrey sabiamente dijo: “El mejor descubrimiento de todos los tiempos es que una persona puede transformar su futuro sólo con cambiar su actitud”.

Mis recomendaciones para que el año nuevo sea el mejor:

Cierra ciclos

Supongamos que quieres tener una nueva relación amorosa y eso es lo que pides para tu nuevo año. Sin embargo, aún no has cerrado con tu antigua pareja. Aún cuando no la veas, tal vez aún sientes algo por esta o en tu cuarto están guardados artículos que le pertenecen. Energética y emocionalmente aún estás en la vieja relación. No te apresures a iniciar otra por temor a la soledad. Tómate el tiempo para sanar y aprender de lo vivido. El duelo pasará y en ese momento estarás totalmente lista(o) para conectar con un nuevo amor.

actitud de gratitud

Foto Referencial

Deja de comparar

A veces nos hemos mudado de trabajo o país, pero nuestra mente constantemente usa de referencia lo previo. Calificamos lo que vemos o vivimos en comparación con lo anterior. Aquello era mejor, lo otro me gustaba más, tal persona me divertía mucho. Si has decidido hacer un cambio, debes abrirte a vivirlo totalmente. Usar de referencia lo viejo evita que abracemos completamente el nuevo lugar o la nueva experiencia. Por ejemplo si vienes de un país con dos estaciones y te has mudado a uno de cuatro, en lugar de comparar y añorar lo antiguo, aprende y disfruta de lo nuevo que ha llegado a tu vida. Lo mismo con las personas, en lugar de medir a otros con tu forma de ver la vida, abre tu mente para aceptar esta nueva cultura corporativa o nacional. Así te integrarás más a esa experiencia que seguro depara fantásticas cosas para ti si te abres a probarlas.

Mejora la calidad de tus pensamientos

Tus pensamientos producen tus emociones y a su vez estas emiten una energía que es con la que manifiestas tus experiencias. Así que si quieres para tu nuevo año mejores personas, mejores experiencias y mayor bienestar, revisa los pensamientos que están en tu mente. Escucha con atención el diálogo interno que tienes y date cuenta de cuáles son los pensamientos más negativos. Trabaja con afirmaciones para que tus pensamientos, palabras y acciones estén alineados con lo positivo.

Te regalo esta reflexión: ¿Quieres abundancia y plenitud? Entonces no te mantengas quejándote, hablando de miseria y problemas.

Ten claridad de lo que quieres

Con frecuencia estamos más claros en lo que no queremos que lo contrario. Y nuestra mente se enfoca en mirar eso que quieres evitar. Es un sinsentido, pero así actuamos. Por ejemplo, si quieres un empleo maravilloso y dices: que mi jefe no sea gruñón ¿en dónde estás poniendo tu atención?

Sin importar si deseas conseguir un nuevo trabajo, una buena pareja, un bien material o un nuevo lugar donde vivir, dedica tiempo para que definas con detalles aquello que quieres conseguir. Mientras más claridad tengas en aquello que quieres, más fácil te será identificarlo y también lo podrás atraer con el poder de tus pensamientos.

Desarrolla una actitud de gratitud

Una de mis frases que le impacta a mucha gente es “Para manifestar milagros en tu vida, deja de quejarte y comienza a agradecer”. La gratitud para mí es una  de las actitudes más positivas y elevadas. Enfocarnos en lo que ahora tenemos para agradecer, hará el “milagro” de que se multipliquen aquellas experiencias por las cuales sentimos gratitud.

No es magia, es física cuántica. Enfocar tu mente en lo bueno que ya tienes, emana una energía que atrae y produce nuevas experiencias de igual vibración. Puede ser que necesites decisión y compromiso al principio, pero luego será fluido y natural sentir cada vez mayor agradecimiento.

actitud de gratitud

Foto Referencial

Fortalece tu autoestima

De acuerdo a mi criterio el amor propio es el fundamento para construir una buena vida. Cuando te amas, no te conformas con cualquier cosa. Te esfuerzas por crear una buena vida y tener relaciones que te nutran. Además dejas de perseguir el amor fuera de ti y más bien te conviertes en una especie de imán que atrae gente y vivencias bonitas. La gente quiere estar contigo porque tú te gustas y eres feliz. Nada es más atractivo que una persona feliz.

Deseo que este año que pronto comenzará traiga mil bendiciones para ti, pero sobre todo deseo que tú te empoderes y sepas el gran regalo que significa ser tú. Desde esa actitud, podrás lograrlo todo.

Lea también: El regalo eres tú

Carla Acebey-

Comenta y se parte de nuestra comunidad