Regresar a la rutina, después de haber disfrutado de unas buenas vacaciones o descanso decembrina, no siempre es fácil. Debemos adaptarnos de nuevo a la misma rutina, a los mismos compañeros y a los mismos horarios. Y como no podemos cambiar las cosas, te dejamos 6 tips para regresar al trabajo después de las vacaciones.

Escoje tus prioridades

Ante la avalancha de tareas postergadas, lo mejor es organizar tu agenda. Además de volver a acostumbrarnos a la rutina habitual, optimiza el tiempo y entrena la  memoria para no olvidar nada, ni el más mínimo detalle. Para mantener ese orden mental es preciso limpiar tus ambientes, dejar las excusas a un lado que solo sirven para dejar tus  tareas a medias.

trabajo

Foto Referencial

Lea también: Estrategias para mejorar el ambiente laboral

Fíjate objetivos claros

Recuerda el dicho que reza «lo que mucho abarca, poco aprieta». Una de las principales causas de estrés tanto a nivel laboral como personal, es intentar realizar más labores de lo que podemos hacer; esto nos llena de frustración y nos hace sentirnos mal con nosotras mismas.

Por ello es muy recomendable fijarnos objetivos claros, realistas a corto, medio y largo plazo. Nos agobiaremos menos. Si cumplimos esto y nos organizamos mejor, estaremos en condiciones de encontrar tiempo para nosotras mismas y regalarnos un viajecito de fin de semana, o una tarde de compras.

Cuida de ti

 Nadie lo va a hacer mejor que tú. Es momento de cambiar nuestra dieta y actividad física. Si te gusta comer frutas y jugos, o realizar alguna actividad física, síguelo haciendo , ¿quién dice que no podemos seguir haciendo lo mismo de vuelta a la rutina laboral?

Continuemos haciendo ejercicio (multiplicando los trayectos a pie, subiendo las escaleras en vez de utilizar el ascensor), e incluyendo hábitos saludables, como cocinar con más verduras, compensar los excesos de las comidas copiosas o cenar lo más ligero posible.

trabajo

Foto Referencial

Transmite alegría

Dejemos de quejarnos por todo y adoptemos una actitud más optimista y relajada (como cuando estábamos de vacaciones). Transformemos lo negativo en positivo. Si hay que esperar en un embotellamiento, aprovechemos para escuchar música que nos motive. Pongamos a prueba nuestra paciencia y humor. Sobre todo, aprendamos a relativizar las cosas haciéndonos la gran pregunta: ¿de verdad es tan grave?

Piensa verde

Después de haber disfrutado de unas vacaciones a la orilla del mar o en lo alto de la montaña, regresar al concreto de nuestra ciudad puede deprimir a cualquiera.  Por eso, te proponemos que no abandones los espacios abiertos y verdes para encontrarte con tus amigas: una terraza, el parque de la esquina, o un paseo en bicicleta puede ser una excelente opción de conectarte con la naturaleza.

Limpieza general

Está demostrado que limpiar nuestra casa tiene efectos beneficiosos para nuestra salud (aumenta el gasto calórico) y nuestra mente (reducción del estrés). Hay que poner las cosas en orden para empezar con buen pie el nuevo curso. Es momento de airear nuestros espacios, cambiar cuadros, mover muebles, pintar nuestro cuarto. Se trata de hacer pequeños cambios visibles. Deshacernos de todo lo que estorba (ropa, revistas, objetos inservibles), nos aligerará el espíritu.

trabajo

Foto Referencial

Al mal tiempo, buena cara. Feliz regreso a la realidad.

Lea también: Mindfulness para ser más productivo en el trabajo

Con Información de actitudfem.com

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad